Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La morosidad en los créditos al consumo crece un 23 % desde enero de 2020

El saldo de dudosidad en los préstamos disminuyó un 9,1 % en términos interanuales, sobre todo en adquisición y rehabilitación de viviendas

Un establecimiento de venta de electrodomésticos en València. | DANIEL TORTAJADA

Un establecimiento de venta de electrodomésticos en València. | DANIEL TORTAJADA

Quizás porque, de alguna forma, la economía ha quedado congelada en estos meses de pandemia gracias al dopaje de las ayudas gubernamentales en forma de moratorias en las deudas, financiación del ICO a las empresas y ERTE, lo cierto es que el sistema financiero no está padeciendo por ahora un problema de morosidad en los créditos a las familias para vivienda y a las empresas del sector constructor e inmobiliario. Otra cosa son los préstamos al consumo. También queda por ver qué sucederá cuando haya que devolver el dinero aportado a las empresas a través del ICO para que sobrevivieran a la crisis del coronavirus y donde la banca se juega entre el 20 % y el 30 % del total.

Los últimos datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), de la que forman parte las principales entidades financieras, dejan constancia de que la tasa de dudosidad en el sector privado residente disminuyó el pasado septiembre un 3,5 % respecto a junio y un 9,1 % en relación al mismo mes de 2019, con una reducción de una y cinco décimas en cada caso, hasta quedar en el 4,6 %, es decir 55.933 millones de un total de 1,22 billones de saldo vivo.

De los créditos analizados por la AHE, el que sale peor parado es el que obtienen las familias para comprar artículos de consumo. El saldo está en 90.761 millones y la morosidad llega a 5.048. Se trata del 5,6 % del total. La cifra es casi mil millones superior a los 4.097 del inicio del año y, por tanto, está un 23 % por encima. La tasa está en el 5,6 %, seis décimas más.

En el crédito para comprar viviendas, ese porcentaje es del 3,3 % y está una décima por debajo del de diciembre de 2019. Son 15.899 millones de préstamos dudosos sobre un total de casi 488.000 y se constata una reducción en volumen de 950 millones. En la rehabilitación de casas, la situación es similar. Así, el saldo de dudosidad alcanza el 5,7 % del total, con un aumento de cinco décimas. Los bancos habían prestado hasta septiembre de 2020 algo más de 16.600 millones, de los cuales estaban en mora 945, prácticamente la misma cifra que en diciembre de 2019.

La tasa de dudosidad en el crédito a actividades inmobiliarias era en septiembre de 2020 del 5,1 %, una décima menos que a principios de año, pero la mora era de 4.282 millones, con un descenso de más de 300. Por su parte, en el caso de la construcción, la tasa estaba en el 9,5 %, con una bajada de 2,2 puntos. El saldo vivo de los préstamos era de 28.362 millones, de los cuales su cobro estaba en duda en 2.690, 350 menos que en diciembre.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats