El mercado de vehículos de ocasión en la Comunitat Valenciana ha resistido sensiblemente mejor a este año pandémico que el de los nuevos. Mientras las matriculaciones de estos últimos cayeron más de un 38 % a nivel autonómico en 2020 respecto al año previo, las transferencias de segunda mano retrocedieron menos de la mitad que estas, perdiendo un 16,1 %. Una cifra que está lejos de ser positiva pero que en cualquier caso evidencia el mejor comportamiento de este subsector en momentos de crisis económica y contención del gasto.

Según las cifras aportadas ayer por Faconauto, durante 2020 se produjeron en la autonomía 195.407 transferencias de turismos y todoterrenos de ocasión frente a las 80.000 matriculaciones de vehículos nuevos. La patronal española de concesionarios resalta en especial el buen rendimiento de los modelos de entre tres y cinco años de antigüedad, que han sido «capaces de sobreponerse» a la crisis y han registrado un incremento de ventas del 3,4 % a nivel nacional respecto al año anterior.

La organización reivindica el importante papel de los concesionarios en la resistencia exhibida por este segmento en 2020, al haber aportado una de cada cinco de estas ventas en todo el país, donde el total de transferencias ha ascendido a más de 1.800.000 unidades, un 13,8 % menos que el ejercicio previo pero igualmente por encima del retroceso que las matriculaciones han sufrido en España (-32,3 %).

Manuel Palma, presidente del grupo Automóviles Palma y uno de los referentes del sector en la Comunitat Valenciana, confirma esta tendencia: «Este año [la venta de ocasión] ha funcionado mejor que en 2019. Es algo que ya sucedió durante la crisis de 2008», destaca. Su concesionario solo trabaja con vehículos de menos de cinco años, pero pese a esa buena acogida de los vehículos «usados jóvenes», ha detectado un aumento de la demanda de coches «muy económicos».

«Muchas personas han venido buscando coches muy baratos, de unos 3.000 euros. Un presupuesto que te lleva a modelos con 10 o 12 años de antigüedad», dice. Este aspecto, según el informe de Faconauto, es un fenómeno compartido en todo el territorio nacional y ha llevado a que el parque móvil español haya seguido aumentando su edad media durante 2020. Los de más de 10 años han supuesto seis de cada diez operaciones y han superado el millón de unidades.