La dirección de Ford España acaba de anunciar un nuevo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para las plantas de producción de vehículos de Almussafes durante 14 días completos. Adicionalmente, 600 trabajadores se verán afectados el resto de días laborales de forma rotatoria durante los meses de febrero y marzo. Este nuevo ajuste de producción se produce por la caída de ventas en su principal mercado, Europa, y tendrá un impacto desigual en los diferentes modelos que ensambla la planta valenciana, de los que más de la mitad son Kuga.

La fábrica valenciana, que emplea a unos 8.000 trabajadores, dejará de producir 13.500 coches durante los meses de febrero y marzo. En cuanto a la planta de motores, según informa UGT, habrá una próxima reunión para analizar el alcance de esta «complicada situación». La producción baja de 1.600 a 1.300 coches al día. Allí se fabrican los modelos Kuga, Transit, Tourneo, Mondeo y el S-Max

Tras el nuevo varapalo laboral, el presidente del comité de empresa y responsable de la sección sindical de UGT, Carlos Faubel, respalda que los 600 trabajadores afectados por el desempleo sean rotatorios. Una vez se agoten esos 14 días de paralización completa de la planta de vehículos, la producción bajará a los citados 1.300 vehículos diarios y ese exceso de 600 empleados se acogerá al expediente de regulación temporal de empleo. La central ugetista reclama que se proteja a los trabajadores y se complemente el salario como se ha hecho hasta ahora.

Los representantes del personal sostienen que la empresa tenía pensado plantear un ERTE, de unos 7 u 8 días, por la bajada de ventas en los principales mercado. Además, el problema de desabastecimiento de los semiconductores chinos impacta a toda la industria automovilística y, por tanto, hace necesario ampliar el expediente de empleo. Se trata de unos microchips presentes en multitud de aparatos tecnológicos como consolas, móviles y tabletas que los coches equipan para los sistemas de freno y la dirección asistida.

Complemento salarial

El STM-Intersindical comunicó ayer a la empresa que los trabajadores son conscientes de la situación y, al igual que en el anterior ERTE, «están en disposición de firmar este ERTE siempre y cuando se aumente el complemento salarial por encima del 80% , y que la empresa abone las prestaciones por desempleo consumidas en caso de despido. La situación es complicada para todo el mundo, incluso para la mayoría del empresariado, pero quién sufre más en estas situaciones de crisis siempre son los trabajadores», explican fuentes de la central sindical liderada por Francisco González. En su opinión, teniendo en cuenta las ayudas y exenciones que está teniendo Ford, «la dirección de la compañía ha de ser sensible y valorar a la plantilla», concluye este sindicato.

Planes de futuro

Comisiones Obreras también ha expresado su «indignación» por este nuevo ERTE . Y considera que «hay que exigir a la empresa, a las administraciones y especialmente en el frente europeo, a través de su comité, los planes de futuro de la marca en España, antes de que el anuncio de Ford Europa y de su reestructuración sea tan desafortunada como la de Nissan en Barcelona».