Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kerajet apuesta por la energía fotovoltaica para ahorrar costes y reducir emisiones

La empresa de Castelló dejará de emitir a la atmósfera 847 toneladas de CO2 al año cuando se completen las dos fases del proyecto

Instalaciones de la empresa dedicada a la tecnología de impresión digital para la cerámica.  | LEVANTE-EMV

Instalaciones de la empresa dedicada a la tecnología de impresión digital para la cerámica. | LEVANTE-EMV

Kerajet, empresa castellonense dedicada al desarrollo y comercialización de tecnología de impresión digital para la industria cerámica, ha decidido llevar a cabo un ambicioso proyecto de generación de electricidad con energías renovables para reducir su huella de carbono.

El proyecto que Kerajet ha encargado a la también empresa castellonense Elektrosol «consta de una primera fase, en la que se ha llevado a cabo la ejecución de una planta de 363 kWp, actualmente a pleno rendimiento; mientras que con la fase II, que está en estudio, se alcanzará una potencia total de 1.071 kWp, siendo el objetivo tenerla en funcionamiento en el primer trimestre del presente ejercicio», afirma la directora de Elektrosol, Victoria Rodrigo.

La inversión realizada, que no ha sido cuantificada, le permitirá a Kerajet obtener una «drástica reducción en su factura eléctrica, además de un beneficio medioambiental equivalente a dejar de emitir a la atmósfera 847 toneladas de CO2 al año», señala Rodrigo.

Energías renovables

«Para cualquier empresa que tenga una demanda energética eléctrica, una planta fotovoltaica va a aportar una solución sostenible, económica y rentable», explica Victoria Rodrigo, quien puntualiza que dentro del sector industrial y de servicios, «tanto desde pequeños hasta enormes consumos pueden abastecerse con energía solar. La única necesidad es una superficie en la que instalar los paneles solares».

Para Elektrosol, la industria cerámica es uno de sus principales clientes, y además de con Kerajet, también ha realizado proyectos fotovoltaicos con Emigres, Ceracasa u Ondamita. En este sentido, Rodrigo subraya que el sector cerámico está muy preocupado «por reducir su consumo energético tanto por motivos medioambientales como por motivos económicos» y asegura que las instalaciones solares de autoconsumo fotovoltaico de una empresa azulejera «podría alcanzar hasta un 50 % de su demanda energética si cuenta con la cubierta suficiente».

En cualquier caso, Rodrigo reconoce que, por regla general, y pese a tratarse de instalaciones con cubiertas muy grandes «no suele haber espacio suficiente para cubrir toda su demanda de energía. Entonces, dependiendo de los espacios, nos podemos quedar entre un 10 % y un 20 % pero no hay que olvidar que un 20 % de una demanda tan enorme, como es la de una industria cerámica, es un ahorro muy importante».

Rodrigo, además, explica que la inversión en placas solares se puede amortizar «en un periodo de 5 o 6 años», y el único gasto que conlleva es un mantenimiento periódico para optimizar su rendimiento. «Nosotros dividimos nuestro servicio de mantenimiento en tres tipos, un mantenimiento predictivo que nos permite, al estar la planta monitorizada, adelantarnos a cualquier posible fallo que tenga la instalación. Un mantenimiento preventivo que incluye al menos 2 visitas anuales con la finalidad de dejar los paneles limpios y cualquier otro dispositivo funcionando perfectamente. Y finalmente, un mantenimiento correctivo para solucionar cualquier fallo que haya podido surgir, en el menor tiempo posible», afirma la directora de Elektrosol.

Compartir el artículo

stats