Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El almacén temporal de uranio de Cofrentes entra en servicio antes de junio

La capacidad de las piscinas de la central nuclear ya está al 99,08 % con más de 800 toneladas de combustible nuclear gastado

El almacén temporal de uranio de Cofrentes entra en servicio antes de junio

El almacén temporal de uranio de Cofrentes entra en servicio antes de junio

El Almacén Temporal Individualizado (ATI) de uranio de Cofrentes entrará en servicio antes de junio. La instalación es crucial porque la capacidad de almacenamiento de las piscinas de la central nuclear ya está al 99,08 % con más de 800 toneladas de combustible nuclear gastado. Sin el ATI, la planta no tendría donde depositar los residuos radiactivos tras la próxima recarga prevista para octubre de 2021. Cofrentes es la central nuclear española que acumula más residuos radiactivos.

Fuentes de Iberdrola (propietaria de la planta) precisaron ayer que los trabajos de obra civil de construcción del ATI de la central nuclear de Cofrentes están finalizados y Enresa (Empresa Nacional de Residuos Radiactivos) tiene previsto iniciar el suministro de los contenedores (que guardarán las barras de uranio gastado) durante el primer trimestre de este año. «La instalación podrá entrar en servicio durante el segundo trimestre y estará operativa antes de la próxima recarga de la central, prevista para finales de año», puntualizaron desde la compañía.

La central tiene almacenados en la piscina del reactor 4.736 elementos de combustible gastado. El almacén se ha construido junto a las torres de refrigeración de la planta valenciana y tendrá capacidad para la instalación de 24 contenedores de acero que albergarán los elementos de combustible consumido. Enresa financia el almacenamiento. Las más de ochocientas toneladas de residuos radiactivos están compuestas por «uranio no consumido, productos de fisión y, en menor medida, por elementos transuránidos (contaminados de plutonio, americio y curio) generados durante el quemado del combustible en el reactor», según el Consejo de Seguridad Nuclear.

Los residuos radiactivos generados por Cofrentes y por las otras seis plantas nucleares españolas que permanecen abiertas deberían estar depositados en un Almacén Temporal Centralizado (ATC), un proyecto planteado por el Gobierno en 2009 y que no acaba de ver la luz. Enresa anunció en febrero del año pasado que renunciaba a la construcción del ATC de Villar de las Cañas (Cuenca) siete años después del concurso abierto por el Gobierno para encontrar una localización. La empresa encargada del desmantelamiento de las plantas nucleares españolas quiere contar en 2028 con ese ATC a la espera de que se ejecute la solución definitiva que consiste en construir un almacén geológico profundo y que podría estar listo en 2073 (dentro de 53 años). Enresa mantendrá el depósito de residuos radiactivos tras su cierre en noviembre de 2030 y su desmantelamiento hasta la construcción del ATC.

Compartir el artículo

stats