Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Molino construye un almacén para 750.000 metros de recubrimientos cerámicos

Las cuatro naves de la nueva instalación estarán listas a finales de abril

El Molino construye un almacén para 750.000 metros de recubrimientos cerámicos

El Molino construye un almacén para 750.000 metros de recubrimientos cerámicos

El Molino ya ha comenzado a preparar su centenario: «2021 supone una carrera de fondo en la organización del 100 aniversario de la compañía, que fue fundada en 1922», asegura el responsable del área de exportación de la compañía, Javier Castelló, quien anuncia que todo el equipo humano afronta la celebración «como la definitiva consolidación de una compañía cuya historia y evolución está avalada por su trabajo y esfuerzo, así como por su apuesta tanto por la innovación y como por mantener y respetar su espíritu tradicional».

«100 años de El Molino son   cuatro generaciones apostando por la innovación: diseño, calidad y  cercanía con el cliente.  Nuestro espíritu exportador junto con el trabajo constante y un gran equipo humano, son las constantes que avalan nuestra larga trayectoria», subraya Castelló.

Y como parte de la celebración del 100 aniversario de su puesta en marcha, El Molino inaugurará en breve un nuevo almacén cubierto para sus productos. «La compañía no para de crecer y cada vez es más importante que a nuestros clientes les llegue nuestra cerámica con la mejor presentación posible y que las inclemencias del tiempo no dañen los pallets. La calidad de la cerámica nos importa, y es lo fundamental, pero el packing y la presentación también», explica Castelló.

El nuevo almacén estará listo a finales de abril. Se tratará de una infraestructura compuesta por 4 naves, y cada una de ellas ocupa una superficie de 3.000 metros cuadrados. «En este nuevo almacén vamos a crear una nueva zona de picking y una nueva zona de carga, para que el producto le llegue al cliente en perfecto estado», explica Castelló, quien matiza que la nueva infraestructura podrá almacenar alrededor de 750.000 metros cuadrados de pavimentos y revestimientos cerámicos. «Además, vamos a instalar un nuevo programa para gestionar nuestros stock y cargas SGA (Sistema de Gestión de Almacén) que se está desarrollando en este momento».

También hay que destacar que el nuevo almacén de El Molino, al igual que el resto de instalaciones de la veterana compañía, cuenta con los últimos avances tecnológicos para reducir las emisiones contaminantes, «ya que la ecología es un valor que acompaña a El Molino desde siempre y hoy más que nunca», subraya Javier Castelló.

En este sentido, Castelló subraya que entre los objetivos básicos de El Molino se encuentra la reducción del consumo energético y, por lo tanto, la minimización del impacto medioambiental de su proceso productivo. El Molino, además, participa en Programas de Ahorro y Eficiencia Energética en la Industria, promovidos por la Generalitat Valenciana a través del Ivace; y también dispone de la certificación DAP (Declaración Ambiental del Producto), que verifica que su producto tiene un impacto medioambiental menor que otros materiales del mercado y, por lo tanto, es un material sostenible y duradero al paso de los años.

Ventas y producción

El Molino ha cerrado el ejercicio con datos positivos, ya que a pesar del frenazo de producción y ventas registrado en 2020 por la pandemia de la Covid-19, la firma de Onda cerró el año pasado con las mismas cifras de 2019: «En 2020 facturamos 20 millones de euros, la misma cifra que en 2019. Hemos logrado mantener las ventas de año anterior».

De hecho, en 2020, y a pesar de las limitaciones impuestas por la crisis sanitaria, la firma logró aumentar su presencia en algunos de sus más importantes mercados internacionales, como es el caso de Estados Unidos, Francia y Rusia, así como en Europa del Este, Países Árabes y Centroamérica. El Molino dedica, en la actualidad, el 90 % de su producción a los mercados internacionales, y su cartera exportadora está formada por 90 países de los cinco continentes.

«El Molino mantiene una estabilidad en las ventas y en sus mercados», explica Castelló, quien explica que, precisamente, y con el objetivo de paliar los efectos de la crisis sanitaria, nuestra empresa ha seguido avanzando en su proceso de digitalización y, a finales de 2020, celebró su primera feria virtual «Home&Tiles», la cual ha permitido a la firma introducir propuestas nuevas, actuales, vanguardistas y llegar a todas las partes del mundo sin moverse. «Al cliente le llega la información de forma telemática regularmente, lo importante es estar al día y no perder el contacto», señala el responsable del departamento de exportación, quien puntualiza que, con su feria virtual, «hemos apostado por una comunicación diferente, pero igualmente cercana con nuestros clientes».

El nuevo almacén se suma a otras inversiones que la compañía ha llevado a cabo en el último lustro: en 2016 y 2017, El Molino incorporó las más avanzada tecnología en los procesos de esmaltación y prensas, al tiempo que puso en marcha una rectificadora que permite fabricar grandes formatos como el 60x120 y el 20x120 centímetros. 

Además, en el año 2018, comenzó su apuesta por la innovadora tecnología 4.0 con la digitalización de todo su proceso productivo, que abarca desde la selección de las materias primas hasta que el producto ya está completamente acabado, embalado y se puede seguir su trazabilidad en el almacén hasta que sale de la fábrica, un complejo e innovador sistema en el que todos los procesos, en pro de la calidad, están regulados por la norma internacional ISO 9001.

Compartir el artículo

stats