Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector azulejero alerta de que la financiación eléctrica puede ser "inasumible"

La creación del Fnsse supone un sobrecoste de 213,5 millones de euros que significa "un duro golpe para la rentabilidad del sector"

Aberto Echevarría, secretario general de Ascer.  | LEVANTE-EMV

Aberto Echevarría, secretario general de Ascer. | LEVANTE-EMV

El secretario general de la patronal azulejera Ascer, Alberto Echavarría, asegura que la puesta en marcha del Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (Fnsse) «ascendería a 213,5 millones de euros adicionales, cifra que supone un duro golpe para la rentabilidad de la industria».

Además, Echavarría ha destacado que «las empresas tendrán que asumir el incremento de los costes energéticos dejando fuera del mercado de la UE y del resto de países, a gran parte del producto español, que compite en países donde confluyen otros productores con costes energéticos mucho más bajos». «A esta situación se suma que España ya está pagando el gas natural más caro de la UE, principal insumo energético para la producción de baldosas cerámicas», ha añadido.

Echavarría ha realizado estas declaraciones durante su intervención en el webinar ‘El papel de la industria española en la transición energética’, impulsado por la Asociación Española del Gas (Sedigas), en el que diversas asociaciones representantes de una significativa parte del tejido industrial español debatieron y analizaron el contexto de transformación al que se enfrentan para cumplir con los objetivos globales de descarbonizar la economía en 2050.

El secretario general de Ascer ha añadido que «es necesario que la industria española pueda competir con las mismas reglas del juego que otros productores, no sólo entre los competidores de los mercados internacionales, sino también entre sus socios europeos». Según Echavarría, «el sector va a tener que pagar mucho más por la misma energía a cambio de no tener ninguna compensación ni mejora, hecho que repercutirá en acentuar los desequilibrios injustificados de los productores españoles frente a los de la UE y los extracomunitarios».

El Fondo y otra serie de medidas sobre las que están legislando el Ejecutivo español y la Comisión Europea «son una muestra más de la falta de compromiso hacia la actividad industrial, el único motor de la recuperación y que hoy está garantizando empleo estable y de calidad», ha señalado. «Las duras exigencias hacia la descarbonización y el endurecimiento de las medidas de comercio de emisiones, acentúan la merma de la competitividad industrial en el corto plazo y frenan la llegada de fondos extranjeros y de inversión».

En este sentido hay que recordar que la postura de la patronal Anffecc, que agrupa a las fabricantes españolas de fritas, esmaltes y colores cerámicos; es idéntica a la de Ascer, y recientemente denunció, a través de un comunicado de prensa que la propuesta de crear el Fnsse «no se sostiene, pues para sectores intensivos en uso de gas natural, como el nuestro, el sobrecoste no es asumible e implica una importante pérdida de competitividad a nivel internacional, pudiendo repercutir en el empleo y aumentando el riesgo de deslocalización».

Además, desde Anffecc «no se comprende que sectores que están considerados en riesgo de Fuga de Carbono por la Unión Europea tengan que asumir ahora otro coste energético añadido impuesto a nivel nacional, sin considerar la amenaza en términos de rentabilidad que supone para las empresas».

Compartir el artículo

stats