Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de contenedores vacíos en el Puerto pone en alerta a los sectores exportadores de España

La concentración de buques en el sudeste asiático y Norteamérica provoca un déficit de 235.000 cajas al recinto del Grao mientras el comercio exterior no deja de crecer desde mediados de 2020

Un momento de la reunión del consejo de administración de la Autoridad Portuaria de València, ayer. | LEVANTE-EMV

La falta de contenedores vacíos está jugando una mala pasada al Puerto de València. Según el presidente de la Autoridad Portuaria de València (APV), Aurelio Martínez, el recinto del Grao necesita 235.000 contenedores para atender las necesidades del sector exterior que utilizará este emplazamiento marítimo durante los próximos meses. Martínez atribuye esa falta de cajas a la congestión de buques en grandes puertos de Estados Unidos y China debido al aumento de los tráficos entre la región Asia-Pacífico y Norteamérica durante el segundo semestre de 2020, cuando comenzó a reactivarse el comercio mundial tras la primera ola de la pandemia. La próxima planificación de las navieras y la disposición de contenedores vacíos comienza a preocupar de lleno a grandes empresas exportadoras españolas, como las azulejeras, tal como reconoció ayer el presidente de la patronal Ascer, Vicente Nomdedéu, durante el consejo de Valenciaport.

«La pandemia de coronavirus ha derivado en una completa reestructuración de los flujos del comercio marítimo mundial y hay exportadores que no tienen contenedores vacíos para realizar sus envíos», advirtió el máximo reponsable de la APV.

Valenciaport, cuyo comercio exterior con India, Canadá e Italia se dispara -China y EE UU siguen acaparando los mayores flujos-, ha cerrado 2020 como el puerto español líder en número de contenedores gestionados, tráficos de mercancías realizadas por las autopistas del mar (cargamento ro-ro, es decir mercancía rodada) y comercio de automóviles. Los recintos de la APV -València, Sagunt y Gandia-, finalizaron el año pasado con cifras similares a 2019, tanto en el número de contenedores (5,4 millones) como por mercancías calculadas en toneladas y operadas desde los muelles (más de 80 millones). A pesar de la incertidumbre del comercio internacional condicionado por la emergencia sanitaria de la covid-19, con semanas consecutivas en las que prácticamente se paralizó la actividad de las empresas, el tirón de las exportaciones en los últimos meses del año ha propiciado que desde agosto la actividad haya registrado cifras positivas de dos dígitos.

Los datos definitivos del boletín estadístico de la APV correspondientes a enero de 2021 confirman esta tendencia positiva de las magnitudes, que se mantienen en un mes que sigue marcado por las restricciones a la actividad económica en muchos sectores por la pandemia, algo que no ocurría en enero de 2020. Así, Valenciaport ha registrado un total de 6.721.984 toneladas de mercancías y 465.656 contenedores manipulados en los muelles valencianos, lo que supone un incremento del 8,08% y del 4,03%, respectivamente.

Nueva terminal

A vueltas con la nueva terminal de contenedores, Martínez aseguró que el próximo consejo de administración, el 26 de marzo, tiene previsto formalizar la adjudicación definitiva de construcción y explotación de la terminal norte a la compañía TiL, filial de la naviera MSC, una vez Puertos del Estado haya emitido su informe sobre si es necesaria o no una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA). Tras numerosos retrasos debido a la modificación del anteproyecto de esta gran infraestructura, donde la naviera invertirá 1.100 millones de euros y Valenciaport, 400 millones, la dirección de la APV sostiene que al ser un procedimiento de oficio está obligada a resolver la adjudicación aunque sea fuera del plazo, establecido en ocho meses desde su anuncio.

Si la resolución de Puertos del Estado no llegara antes del consejo de marzo, la APV tiene la «obligación legal de resolver» el expediente de la adjudicación aunque sea «fuera de plazo»; es decir, más allá del mes de abril, puntualizó ayer la secretaria general de la Autoridad Portuaria, Alicia Paz.

La APV ha revisado al alza los beneficios de explotación en su cuenta de resultados de 2020, que ahora eleva a 21 millones de euros, frente a los 6,1 estimados inicialmente. Eso tiene que ver con la decisión del Estado de asumir la deuda de 28 millones que el Consorcio Valencia 2007 (el de la Copa del América) tenía con el Puerto, fondos que la APV daba por perdidos y tenía dotados en sus cuentas.

Compartir el artículo

stats