Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mayo fue el peor mes de la pandemia para la economía valenciana

El PIB de la autonomía cayó en ese período por encima del 25 %, mucho más que abril, que fue cuando se concentró el confinamiento

Mayo fue el peor mes de la pandemia para la economía valenciana

Mayo fue el peor mes de la pandemia para la economía valenciana

La economía valenciana padeció en 2020 una contracción sin parangón en tiempos de guerra. Su Producto Interior Bruto (PIB) cayó en el conjunto del año un 9,6 % por culpa de la crisis del coronavirus, según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. No obstante, a ese dato final llegó después de atravesar largos meses de descensos interanuales de diferente magnitud en función de cómo evolucionaba la pandemia y permitía una mayor o menor actividad social y económica. Y resulta que fue mayo el mes en el que el PIB de la autonomía experimentó un peor comportamiento, a pesar de que el confinamiento más estricto de la población y de la actividad económica tuvo lugar en abril y en la última quincena de marzo, justo después de la aplicación del estado de alarma y antes de que, precisamente en mayo, diera sus primeros pasos la que se denominó desescalada.

Así lo pone de manifiesto la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), que acaba de publicar un boletín sobre ‘Aspectos económicos de la crisis del Covid-19’ en el que hace un balance de la evolución mensual del PIB en España y sus diferentes autonomías. En el caso valenciano, los datos revelan que la región había iniciado el año a buena velocidad, con incrementos superiores al 2,5 %. Tanto enero como febrero alcanzaron una producción interior bruta de unos 9.500 millones de euros, con un alza de en torno a los 250 millones respecto de 2019.

Marzo

Y entonces llegó marzo, cuando los contagios de la covid se dispararon y el Gobierno se vio en la obligación de aplicar un estado de alarma a mitad de mes en unas condiciones de confinamiento casi generalizado. Aquel mes, el PIB valenciano se contrajo un 6,69 % e inició una trayectoria siempre en descenso, aunque la evolución intertrimestral sufrió acusados vaivenes.

El segundo período de tres meses del año fue de un desplome histórico: del 18,51 % en abril, del 19,52 % en junio y del 25,29 % en mayo. En este último caso, la Comunitat Valenciana fue la cuarta con un peor registro tras el 45,56 % de Baleares, el 38,27 % de Canarias y el 26,26 % de Cataluña. Todas ellas por encima de la media nacional, que se situó en el 23,84 %. Solo en mayo, la Comunitat Valenciana perdió unos 2.500 millones de riqueza. Si se suman los 1.800 de abril y los 1900 de junio, el descenso alcanzó los 7.200 millones en el período.

Tercer trimestre

El tercer trimestre supuso un respiro con la llegada del verano y la vuelta a una cierta normalidad mientras la pandemia dio un respiro. Hubo un aumento del PIB cercano al 20 % respecto del segundo trimestre, pero también una bajada de casi el 10 % en relación al mismo período de 2019. En julio, el producto interior bruto bajó casi un 12 %, aunque la caída se moderó en agosto (7 %) y septiembre (5 %), siempre en términos interanuales.

El cuarto trimestre fue una etapa de crecimiento respecto al tercero, aunque solo de nueve décimas y fue el período en el que la evolución del PIB fue menos negativa, en buena medida porque en esos meses la Comunitat Valenciana no sufrió con la misma dureza que otras autonomías la incidencia de la covid y, por tanto, no tuvo que aplicar restricciones tan severas como las de otros territorios o las que tuvo que poner en marcha el pasado enero una vez que, a la vuelta de las navidades, los contagios se dispararan casi sin control. Será cuando los organismos oficiales, ya en abril, hagan sus balances cuando se verá la magnitud de las restricciones en el crecimiento valenciano en este primer trimestre de 2021. De momento, noviembre y diciembre de 2020 registraron descensos inferiores al 4 %, con bajadas en cada caso de 400 millones de euros en producción interior respecto de los mismos meses de 2019. Por contra, en la media española la disminución en ambos períodos estuvo próxima al 7 %

Compartir el artículo

stats