Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos firmas no bancarias se interesan por los cajeros en pueblos sin oficina

El Consell confía en que las 135 terminales en 4 lotes estén adjudicadas a finales de junio

El ofibus de Bankia da servicio a pueblos sin sucursal. | DANIEL TORTAJADA

El ofibus de Bankia da servicio a pueblos sin sucursal. | DANIEL TORTAJADA

El Consell confía en que la instalación de cajeros en poblaciones de interior que se han quedado sin sucursal bancaria pueda iniciarse a finales de junio, según explicó ayer a este diario Jeanette Segarra, directora general de la Agenda Avant, el departamento de la Generalitat dedicado a la lucha contra el despoblamiento, quien precisó que hasta la fecha han mostrado interés dos firmas no bancarias relacionadas con la seguridad, la soluciones tecnológicas y los cajeros automáticos: Euronet y Cartronic. A ellas hay que sumar CaixaBank, con gran presencia en pequeñas poblaciones, al menos hasta la fecha, dado que se encuentra en pleno proceso de absorción de Bankia y la duplicidad de sucursales probablemente se suprima. Y también a dos cooperativas de crédito: Cajamar, entidad con sede en Almería y cabecera de un grupo del que forman parte dos decenas de rurales valencianas, y Eurocaja Rural, la antigua Caja Rural de Castilla-La Mancha, que tiene sede en Toledo y presencia, además, en Madrid, Ávila y la Comunitat Valenciana.

Lo cierto es que esta es la segunda oportunidad que se da la Generalitat para poner en marcha un proyecto que implicará instalar 135 cajeros automáticos en 123 poblaciones de interior y contribuir de esta manera a luchar contra la exclusción financiera. No obstante, la primera convocatoria de esta iniciativa tuvo que ser suspendida el pasado mes de julio ante el desinterés de las entidades bancarias por la misma y eso que estaba dotada con 7,5 millones a cuatro años.

Tras aquel fracaso, consumado además en el contexto de la covid-19, el Consell aprobó el pasado viernes un nuevo decreto para este proyecto en el que recoge algunas de las sugerencias trasaladas por las firmas bancarias y abre la convocatoria a otras empresas, como las de seguridad. Entre las primeras, destacan, tal como adelantó este diario el pasado diciembre, medidas novedosas como que el uso de la libreta será opcional, que una entidad pudiera optar a más de dos áreas, incluso a las cuatro, como pidió Cajamar, o sustituir el asesoramiento presencial unas 40 o 50 veces al año por el telemático.

Según Segarra, una de las cosas que se ha cambiado en el decreto aprobado el viernes por el Consell es que se ha aumentado de 12.000 a 15.000 los euros que abonará como subvención la Generalitat por cada cajero y año a la entidad que se quede con el mismo.

Los planes de la Agenda Avant pasan por que la convocatoria de las subvenciones salga en la primera quincena de marzo. Luego, las entidades interesadas tendrán de plazo un mes para presentar sus solicitudes, que, como ha quedado dicho, estarían aprobadas y en disposición de instalar los cajeros a finales de junio, según Segarra.

Compartir el artículo

stats