Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco comarcas valencianas lograron reducir el paro en el año de la crisis

El alza de la tasa de desempleo se cebó de manera singular en las demarcaciones alicantinas, donde la Marina Baixa superó el 21 % - Los Serranos, el Alto Mijares, la Plana Alta, la Plana Baixa y el Alto Palancia fueron las zonas con evolución positiva

Un camarero limpia una mesa en una terraza.

Un camarero limpia una mesa en una terraza. EP

A pesar de las severas consecuencias que la crisis del coronavirus tuvo el año pasado para la economía valenciana -y, por supuesto, para el empleo- cinco comarcas de la autonomía evitaron que aumentara en su territorio la tasa de paro. De hecho, la redujeron. Fue por poco, desde luego. Entre 0,06 y 0,87 puntos, según los datos que hizo públicos ayer la Generalitat. Las cinco zonas son la Plana Alta, la Plana Baixa, el Alto Palancia, el Alto Mijares y los Serranos. Las tres últimas son comarcas claramente de interior, con economías que no se han visto tan perjudicadas al no depender tanto del turismo como otras zonas. Las dos primeras, sin embargo, tienen localidades turísiticas tan reconocibles como Benicàssim y Oropesa, incluyen a la capital castellonense y a las principales zonas de la producción cerámica. Las cinco se encuentran entre las demarcaciones con una menor tasa de paro de la autonomía, un honor, que, no osbtante, corresponde a Els Ports, con un 10,40 %. Le siguen el Alto Mijares, con el 10,91 %, y los Serranos (11,75 %).

Las restantes comarcas de la autonomía experimentaron al cierre de 2020 aumentos en sus tasas de desempleo. Y eso que estas cifras no incluyen a las decenas de miles de trabajadores que seguían a finales de año inmersos en un expediente de regulación temporal de empleo, o sea en un ERTE. Las peor paradas fueron las alicantinas, que también son las comarcas con una mayor dependencia del turismo, el sector más damnificado, junto a la hostelería, por la crisis del coronavirus. La Marina Baixa fue la tuvo el peor registro, con un de incremento de 6,98 puntos, seguida por l’Alacantí, con 4,37. Dos zonas poco turísticas y con relevancia industrial, como el Comtat y l’Alcoià, se situaron asimismo por encima de cuatro puntos.

La tasa de paro en la Comunitat Valenciana se situó en el 16,6 %, con un crecimiento de 2,3 puntos respecto al cierre de 2019. Muy por encima del mencionado porcentaje se encuentran todas las comarcas alicantinas. La que está peor es la Marina Baixa, con un 21,30 %. La mejor es la Marina Alta, con un 17,34 %. Las tres comarcas del Vinalopó están por encima del 20 %. La ciudad de València, por contra, se queda en el 15,45 %.

Por otro lado, la tasa de actividad aumentó el año pasado en nueve comarcas valencianas, singularmente en València (1,15 puntos), l’Horta Sud (0,9) y l’Horta Nord (0,78), mientras que las mayores dismuniciones corresponden de nuevo a las demarcaciones alicantinas: Baix Segura (4,06 puntos), el Baix Vinalopó (4,23) y el Vinalopó Mitjà (5,19). La tasa de actividad para la población de 16 a 64 años fue del 73,9 % en la Comunitat Valenciana, 1,3 puntos menos que un año antes. Las mayores tasas de actividad se encuentran en l’Horta Sud (76,4 %) y la Plana Alta (75,83 %) y la menos en la Marina Alta (70,81 %).

Por último, los datos del servicio estadístico de la Generalitat también se detienen a analizar la tasa de empleo, que se situó en la autonomía en el 61,7 %, 2,8 puntos menos que al cierre de 2019. Los registros más elevados corresponden a la comarca de l’Horta Nord (64,87 %) y el Alto Mijares (64,82%), mientras que las más bajas están en l’Alt Vinalopó (58,23 %) y l’Alacantí (57,82 %). Dicha tasa disminuyó en todas las comarcas, sobre todo en la Marina Baixa (6,49 puntos) y l’Alacantí (6,25).

Compartir el artículo

stats