El comité ejecutivo de Feria València ha aprobado esta mañana instar a la dirección de la entidad a pedira la conselleria de Economía liquidez por hasta 9,2 millones para poder hacer frente al pago a proveedores y empleados (en la parte que no cubre el ERTE que afecta a la gran mayoría de la plantilla) y evitar así el concurso de acreedores. La cantidad está por encima de los seis millones que citó el pasado febrero en una carta remitida a los integrantes del comité el director general de la empresa, Enrique Soto, con las necesidad perentorias de la entidad para evitar la suspensión de pagos. La nueva cifra está más en consonancia con los once millones que la entidad detalló que serían necesarios para ella en el supuesto, ya cumplido, de que la feria Cevisama se cancelara definitivamente

Según las diversas fuentes consultadas por este diario, la reunión de hoy del comité, donde se sientan representantes de la Generalitat y el Ayuntamiento, ha terminado de forma satisfactoria, con "buen clima" y con el compromiso de la Generalitat de que hará lo que esté en su mano para solventar de forma "lo más rápido posible" el dinero solicitado por Feria València. Lo que no ha trascendido es cómo lo va a lograr, en vista de que para dar ayudas directas a la Feria esta debe pasar al sector público para obtener el visto bueno de la Comisión Europea y llegar a esa eventualidad tardará varios meses, demasiados para la situación de la empresa. Queda la opción de algún crédito o aval del Instituto Valenciano de Finanzas.

El comité ejecutivo acordó apoyar el pacto entre la Generalitat y el Ayuntamiento de València por el que este cede a la administración autonómica los inmuebles feriales para que la primera se pueda hacer de forma definitiva de la multimillonaria deuda ferial.