Con la vacunación ya en marcha y la perspectiva de un mayor control de los contagios, el servicio de estudios de BBVA prevé la creación de 77.000 puestos de trabajo hasta 2022 y que el Producto Interior Bruto (PIB) de la Comunitat Valenciana crezca este año un 5,9 %, cuatro décimas por encima de la media española, a pesar de que 2021 ha comenzado de la peor manera posible, con una tercera ola fruto de la falta de prevención en Navidad y Reyes que ha provocado el cierre de la hostelerís y las restricciones al comercio y la movilidad entre mediados de enero y todo febrero.

El responsable de dicho departamento, Rafael Doménech, ha expresado hoy su confianza en que la mejora de las cifras sanitarias permitirá un mes de marzo al alza, de tal forma que la caída del trimestre en su conjunto se movería entre el cero o el medio punto negativo, aunque luego, singularmente con la llegada del verano, la economía valenciana irá mejorando hasta el punto de alcanzar ese crecimiento del 5,9 %. El año que viene, el aumento será del 6,6 %, en este caso cuatro décimas por debajo del 7 % de España. Todo ello, a pesar de que las previsiones de la entidad financiera apuntan a que este verano la recuperación del turismo se quede en el 60 % de lo que fue en 2019, antes de la pandemia.

Doménech se mostró terminante respecto a los cantos de sirena que apuntan a intentar sacar partido de la ya inminente Semana Santa. En su opinión, "la reapertura tiene que estar avalada por una mejora" en la situación sanitaria. "No tiene sentido, dar un paso adelante ahora para tener que dar dos atrás más adelante", ha afirmado durante la presentación del informe del BBVA sobre la situación económica de la Comunitat Valenciana. Respecto al pasaporte sanitario que proyecta la Unión Europea, Doménech asegura que es una "excelente noticia" e incluso no descató que propicie una recuperación "mayor" por el impacto positivo en la movilidad y, por tanto, en el turismo.