Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell baraja unificar en una firma pública a las ferias de València y Alicante

Economía, ahora que las dos instituciones están bajo el paraguas de la Generalitat, estudia una solución conjunta, aunque no descarta crear una matriz con dos filiales o incluso que queden como empresas públicas independientes

Pabellón de entrada a las instalaciones de Feria València. | MIGUEL A. MONTESINOS

Pabellón de entrada a las instalaciones de Feria València. | MIGUEL A. MONTESINOS

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, instó ayer a «arrimar el hombro todos» para solucionar la situación de Feria València. También aseguró que está «acelerando» todos los procesos para solventar la situación financiera de la entidad y espera «tener soluciones antes el 31 de marzo», fecha en la que deberán estar formuladas las cuentas anuales de la institución, que se acerca a la insolvencia tras cerrar el año en negativo.

Y es que la feria todavía arrastra 474 millones de deuda desde sus obras de ampliación que se reflejan en la cuenta acreedora creada en el proceso de subrogación de la deuda por parte de la Generalitat, a la que debe dicho dinero. Sobre este tema, el conseller espera «tener soluciones» antes de que acabe el mes. «En el momento en que (Feria Valencia) pase a estar en el entorno de la Generalitat, ya veremos si en forma de empresa pública, ya veremos cómo, eso facilitará» la asunción de la deuda, tanto la acumulada como la viva que se genera por la falta de actividad durante la pandemia.

En este sentido, apuntó que si Feria Valencia toma la forma de una empresa pública «será una deuda de la empresa pública respecto de la Generalitat», pero esto «tiene una condición legal muy diferente a la actual». «Tenemos relaciones de deuda con nuestras empresas públicas y eso se resuelve de otra manera», dijo.

Las competencias en todo caso serán de la Conselleria de Economía. Por tanto, «le pasaremos los trastos a Economía y hablaremos con ella para ver en qué condiciones lo que queda pendiente puede solucionarse adecuadamente», concluyó.

La Conselleria de Economía, que tiene la competencia sobre las instituciones feriales, está ya diseñando el futuro de las dos que hay en la autonomía -Feria València y la Institución Ferial Alicantina (IFA), con sede en Elx-, ahora que ambas están a las puertas de formar parte del perímetro de la Generalitat. El subsecretario del citado departamento de la Generalitat, Natxo Costa, quien ejerce la tutela sobre dichas instituciones, aseguró ayer a este diario que «ahora que tenemos a las dos hay que buscarles una solución» y precisó que la conselleria maneja tres escenarios fundamentales sobre los que todavía no ha tomado una decisión definitiva: mantenerlas independientes como empresas públicas, que es la situación actual, aunque su ámbito es el privado; constituir una firma que ejerza de matriz con dos filiales, una en València y otra en Alicante, o unificar a las dos firmas en una sola que desarrollaría la actividad ferial en la Comunitat Valenciana con dos recintos.

Estos planes los va trazando Economía a la espera de tomar el relevo de Hacienda en la reestructuración del negocio ferial autonómico. IFA hizo dación en pago de su deuda con la Generalitat de su patrimonio y terrenos, aunque esta operación no está cerrada del todo. Respecto a Feria València, su camino se ha despejado en la última semana con la autorización de Bruselas a que se le suministren hasta 10 millones para resolver los problemas de liquidez que le ha provocado la parálisis por la crisis de la covid y con la aprobación por el ayuntamiento de València de la cesión a la administración autonómica de los suelos e inmuebles feriales a cambio de los 474 millones de deuda de la firma.

Liquidez

Respecto a la primera cuestión, Economía espera recibir en breve de Feria València la petición de una ayuda de 9,2 millones. Ya recibió 800.000 euros con anterioridad. Este departamento espera que no sea necesario gastarlos todos -la institución deberá justificar todos los gastos ocasionados por la pandemia y conforme los presente recibirá el dinero correspondiente- porque, entre otros motivos, confía en recuperar la actividad en septiembre. Feria València estimaba sus necesidades en once millones si Cevisama se cancelaba, como ha sucedido. Ahora Economía deberá buscar en su presupuesto de dónde detrae ese dinero.

La cuestión de la deuda es más compleja porque antes del 31 de marzo hay que presentar los resultados y si la cuenta acreedora con la Generalitat no ha desaparecido la entidad entrara en causa de disolución. Hacienda pretende hablar con los auditores para que le permitan ganar tiempo, porque la solución ideada para resolver el problema, que Feria València se convierta en empresa pública, requiere de un tiempo que en principio parece no tener la Generalitat.

Natxo Costa aseguró ayer que la institución se convertirá en una entidad pública -«seguramente una empresa pública»- y luego se determinará si entra el capital privado en la nueva firma -siempre en minoría-, si se constituyen compañías mixtas para diferentes y determinados negocios o si simplemente se trata de formalizar contratos de colaboración con operadores del sector para que aporten actividad.

Soler confía en tener soluciones antes del día 31

e.p. valència

Compartir el artículo

stats