30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La huelga en Pilkington paraliza su actividad y fuerza el diálogo social

La dirección de la fábrica de componentes del automóvil accede a abordar el futuro de la planta en una reunión con el comité ante Trabajo

Un momento de la protesta de trabajadores en la planta de Sagunt. | D. TORTAJADA

Un momento de la protesta de trabajadores en la planta de Sagunt. | D. TORTAJADA

La huelga iniciada ayer en Pilkington paralizó por completo la fabricación de lunetas y parabrisas en esta firma de Sagunt con 400 empleados que, tras conocer los planes de la dirección para este año, temen un cierre total de esta factoría que suministra a primeras marcas de fabricación de automóviles como Ford, Seat y Renault.

La plantilla secundó la convocatoria de forma masiva y apenas dos directivos entraron sobre las 12 del mediodía, después de requerir la presencia de la Policía Nacional ante la gran cantidad de trabajadores concentrados en la puerta, quemando neumáticos desde antes de las 6 de la mañana.

Esto dejó claro que los ánimos están muy encendidos. Pero aunque no faltaron muestras de tensión, la jornada transcurrió sin incidentes. Es más, la dirección se reunió por la tarde con el comité de empresa y «mostró cierta apertura a abordar la situación de la planta», según los representantes de los trabajadores.

Además, aceptó la propuesta del comité de reunirse hoy junto a la Dirección General de Trabajo en València, según destacaban en medios sindicales, además de apuntar que la huelga «se valorará dependiendo de los compromisos» asumidos en ese encuentro, pero animando a seguir la movilización hasta entonces.

También está previsto que hoy el comité sea recibido por la Delegada del Gobierno y exalcaldesa de Sagunt, Gloria Calero, para solicitar su máximo apoyo. Ayer, la diputada de Unidas Podemos, Estefanía Blanes, acudió a respaldar a la plantilla junto a los ediles de EU en un consistorio que ya aprobó por unanimidad una declaración institucional en favor de la continuidad de la factoría. Además, los comités de empresas de las principales factorías asentadas en Sagunt mostraron su solidaridad con la plantilla.

Pese a la crisis de la covid, ahora mismo la planta estaba trabajando a un 70 % u 80% de su producción para suministrar a fábricas de coches asentadas en España, según fuentes del comité de empresa, que insistían en el peligro de «deslocalización» y de que se tengan que importar de otros países los productos que ahora mismo hacen ellos en Sagunt.

Como ya informó Levante-EMV, aunque la dirección de la planta solo ha trasladado su intención de hacer 37 prejubilaciones en la línea que fabrica parabrisas, esto va en contra de lo acordado con el comité el pasado mes de julio, cuando se acordaron rebajas salariales a cambio de una inversión de 700.000 euros para modernizar esa linea. Por ello, ante la negativa frontal de la dirección a comprometer esa inversión, la plantilla teme que la multinacional clausure las instalaciones como ya sucedió en la localidad con otra fábrica del sector del automóvil, Bosal o la extinta Altos Hornos del Mediterráneo (AHM).

Compartir el artículo

stats