30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La industria valenciana del automóvil puja por fondos para la transición del sector

Los fabricantes de componentes de la Comunitat lideran un proyecto que aspira a captar 289 millones de los Perte para la nueva movilidad

Panorámica del polígono de Almussafes, donde también se encuentra la planta de Ford. | LEVANTE-EMV

Panorámica del polígono de Almussafes, donde también se encuentra la planta de Ford. | LEVANTE-EMV

El sector del automóvil en la Comunitat Valenciana va más allá de Ford Almussafes y no parece estar dispuesto a esperar a que la multinacional norteamericana anuncie inversiones que garanticen el futuro de la factoría a largo plazo para posicionarse en el mercado del futuro. Por eso, una alianza de 41 empresas con elevado peso valenciano ha desarrollado ‘Ecomóvil23’, un macroproyecto tractor que se ha presentado para captar hasta 289 millones de los fondos de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) que ha lanzado el Gobierno central y con los que busca acelerar una transición cada vez más urgente hacia la nueva movilidad.

Según fuentes conocedoras del proyecto, el 72 % del presupuesto lo aportan compañías valencianas o radicadas en la autonomía, si bien en la iniciativa hay representación de Cataluña, Murcia, Galicia, País Vasco, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Navarra y Aragón, ya que uno de los requisitos para aspirar a los Perte es que sean proyectos nacionales. Algunas de las compañías implicadas son Faurecia, Dr. Franz Schneider, Industrias Alegre, Etra y Grupo Segura.

Una nueva movilidad

El objetivo es claro y va más allá de la evolución hacia el coche eléctrico. El consorcio fija cuatro pilares básicos: innovación en la cadena de valor (66 millones), transición ecológica (110 millones), transición digital (101 millones) y acciones de formación (11,5 millones).

«El coche va a dejar de ser un bien de consumo para convertirse en un servicio de movilidad», destacan las fuentes, que resaltan que la principal vertiente es la potenciación del coche compartido, una tendencia irreversible por la masificación de las ciudades y los objetivos de descarbonización.

Así, la idea es tomar la delantera en esa transición hacia la sostenibilidad y la nueva movilidad para lograr también un ecosistema industrial que favorezca la inversión de los gigantes en España y en la Comunitat Valenciana. «Necesitamos una industria auxiliar que dé respuesta a la demanda del futuro y disponer de herramientas que hagan atractiva la inversión», sostienen los conocedores del proyecto.

Bajo el paraguas de ‘Ecomóvil23’ se enmarcan hasta 34 diferentes líneas de trabajo relacionadas con las «baterías eléctricas, la sensorización del vehículo, la fabricación de componentes, el diseño, el embalaje y los servicios». Según sus previsiones, la alianza generará hasta 615 empleos directos y más de 3.000 indirectos.

Compartir el artículo

stats