El aeropuerto de València ha recibido este miércoles una visita muy poco frecuente. A las 10.52 de la mañana aterrizaba en Manises, procedente de Leipzig (Alemania), el segundo modelo de avión carguero más grande del mundo, con capacidad para transportar cerca de 150 toneladas en su interior.

Se trata de un Antonov AN-124, una aeronave con bandera ucraniana que realiza servicios de carga "especiales y poco frecuentes", según fuentes de Aena, para lo que dispone de dos puntos de carga: el habitual trasero y otro delantero. Solo el Airbus A300-600ST, apodado 'Beluga', puede transportar más kilos de carga.

Según ha podido saber este diario, el avión ha aterrizado vacío en València, donde ha cargado una importante cantidad de residuos plásticos. Fuentes cercanas a la operación confirman que la plataforma interior de la aeronave ha quedado prácticamente llena tras introducir unas 80 bolsas de esos deshechos. Pasadas las 16.00 horas, el carguero dejaba Manises rumbo al aeropuerto de Shannon (Irlanda).

Fletar un modelo como el Antonov AN-124 tiene un elevado coste económico, por lo que suele ser contratado por grandes empresas o administraciones públicas. De hecho, en algunas ocasiones ha llegado a Manises transportando envíos muy urgentes para la factoría de Ford Almussafes y también con equipos de material sanitario durante la fase crítica al inicio de la pandemia. Incluso en la edición de la Copa del América de vela que se celebró en València, uno de los equipos participantes recurrió a sus servicios para que pudiera traer un mástil de barco de una sola pieza para sustituir con el que competían.