30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los citricultores andaluces abandonan Intercitrus en plena fase de refundación

Asaja Andalucía sale de la interprofesional naranjera por su falta de «operatividad y letargo» desde hace una década mientras la Generalitat impulsa la organización, que en breve tendrá sede propia y un gerente a tiempo completo

Ramón Espinosa, presidente de Intercitrus. | LEVANTE-EMV

Ramón Espinosa, presidente de Intercitrus. | LEVANTE-EMV

Los citricultores andaluces abandonan la interprofesional naranjera Intercitrus en un momento clave para su refundación tras un largo período de inactividad. Los agricultores de este territorio representados por Asaja Andalucía -autonomía que produce 2,3 millones de toneladas de agrios por campaña, frente a los 3,5 millones cultivadas en la Comunitat Valenciana- salen de la organización «ante la falta de actividad, inoperancia y letargo», según ha reconocido su presidente, Ricardo Serra.

Intercitrus, puesta en marcha en el año 1993, en tiempos de Joan Lerma como presidente de la Generalitat, con sede en València, integra a distintos eslabones de la cadena alimentaria de toda España: agricultores, cooperativas, comercio privado e industria de zumos y conservas. Con todo, lleva unas dos décadas sin apenas actividad por falta de presupuesto, que aportan sus entidades representadas. Las subvenciones de la Generalitat y de la Unión Europea eran claves para llevar a cabo campañas de promoción para el consumo de cítricos, en la actualidad también inexistentes.

La decisión de Asaja Andalucía se mantiene a pesar del relanzamiento que los representantes de Intercitrus se han propuesto desde principios de año, cuando tomó las riendas el secretario general de Asaja-Alicante, Ramón Espinosa, quien lamenta la decisión de sus correligionarios andaluces. Estos llegaron a pedir el traslado de la sede social de Intercitrus a Madrid.

Tal como abordó la comisión de gobierno de Intercitrus, celebrada este martes, la entidad abrirá en breve una sede en València (Cámara Agraria) y designará a un gerente a tiempo completo. «Pretende conseguir una estructura mínima administrativa que dé un espaldarazo y un avance en actividades de la interprofesional e institucionalizar reuniones, tanto de los grupos de trabajo como de la comisión permanente, así como poner en marcha el plan de actuación y el cambio de estatutos», comentó ayer el máximo mandatario de la interprofesional en declaraciones a Levante-EMV.

En su opinión, «Andalucía se sale de Intercitrus a pesar de que vuelve a tener actividad. Es un tema interno de Asaja -apunta Ramón Espinosa- pero que se puede resolver a través del diálogo de todas las organizaciones territoriales. Se está trabajando en ello», explica el presidente de Intercitrus.

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, también se demarca de la decisión de Asaja-Andalucía. En su opinión, «ninguna organización provincial o autonómica puede cambiar Intercitrus: lo único que puede hacer es decidir si participa o no, si se involucra más o menos, pero Asaja seguirá siendo la entidad miembro, y si no hay unos habrá otros. Así lo estipulan los estatutos de Intercitrus y así lo deciden los órganos de gobierno de Asaja», sostiene Aguado.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció a finales de 2019, ante los dirigentes de Intercitrus, su apoyo para la puesta en marcha con carácter de urgencia de una campaña para la promoción del consumo de cítricos y facilitar a Intercitrus el uso de la oficina de la Comunitat Valenciana en Bruselas para que desde la misma la interprofesional pueda ejercer su función de lobby en la capital de la Unión Europea (UE). Entonces Puig anunció la contratación de personal especializado en materia agraria y organizar reuniones con distintos departamentos de la Comisión Europea.

Compartir el artículo

stats