El Corte Inglés ha concluido el plan de reordenación de la plantilla, que afecta a 3.292 empleados en España, cumpliendo los objetivos de bajas voluntarias al recibir un exceso de peticiones de más del 20% y en un marco de «paz social». En concreto, el proceso de adhesión voluntario ha concluido en apenas dos meses desde que se comunicara a los sindicatos dicho plan y se iniciaron las negociaciones pertinentes en un «clima de consenso». La firma que preside Marta Álvarez ha señalado que tras cerrarse el pasado viernes el plan de adhesiones voluntario, el número de empleados que se han sumado ha superado en más del 20% la cifra inicial de 3.292 personas acordada por la empresa y los sindicatos (CC OO, Fasga, Fetico y UGT).

Desde este momento, la compañía inicia un proceso de análisis de solicitudes, tramitación de las bajas voluntarias y ajuste de la plantilla en el que deberá contestar a las peticiones hasta el 23 de mayo. Los sindicatos explicaron hace unas semanas que, en caso de que se acepte la solicitud, se irán comunicando las exenciones del contrato con preaviso de 15 días y éstas se podrán producir hasta la fecha de finalización del plan, que concluye el 28 de febrero de 2022. El Corte Inglés ha recordado que buscará las «mejores condiciones» posibles para los empleados que hayan decidido desvincularse de la compañía.