El presidente del consejo de administración de la Autoridad Portuaria de València (APV), Aurelio Martínez, ha asegurado esta mañana que la entidad no tiene previsto solicitar una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) ante el proceso de ampliación norte emprendido por el recinto del Grao, donde quiere instalar una terminal de mercancías de 136 hectáreas de superficie y con capacidad para albergar 5 millones de contenedores. Según Martínez, tanto el informe de Puertos del Estado (Ministerio de Fomento) como del Ministerio de Transición Ecológica no aprecian «variaciones apreciables» en el proyecto de construcción de la citada infraestructura.

«La evaluación ambiental de 2007 está vigente puesto que no se incurre en ningún supuesto para pedir una nueva DIA simplificada, que tardaría más de tres años en resolverse», puntualizó Martínez. El presidente de la APV comentó que el proyecto de terminal que prevé adjudicar a TiL-MSC «acreditará que los dragados no perjudicarán a las playas del sur y que el material sobrante será utilizado para el relleno y las explanadas de la nueva instalación. Las recomendaciones del Ministerio de Transición Ecológica se atenderán», puntualizó el presidente de Valenciaport. 

Cumplimiento de la ley

Según Martínez, la naviera «sigue interesada» en la explotación de la nueva terminal, en la que la multinacional gestora de infraestructuras portuarias prevé invertir unos 1.100 millones de euros. La citadas cuestiones que Valenciaport acometerá en el proyecto de construcción de la nueva terminal están recogidas en una nota técnica del informe de Puertos del Estado sobre la vigencia de la Declaración de Impacto Ambiental y estas no parecen incurrir en los supuestos de evaluación ambiental pero recomienda que se acredite que así es, según el artículo 7.2 de la Ley de evaluación ambiental.

Respecto a la adjudicación, Martínez comentó que se incluirán «todas las recomendaciones de Puertos del Estado», En verano, es decir, dentro de unos dos meses, se podría adjudicar y después comenzar el proyecto constructivo. Francesc Sánchez, director general de la APV, comentó que para otorgar una concesión hay ver antes los trámites medioambientales. En el proyecto constructivo definitivo habrá un anexo ambiental donde se acreditará todo lo que dice Puertos del Estado, así como lo del Ministerio de Transición Ecológica. «Cuando se acredite eso estaremos en condiciones de tramitarlo hasta que se licite y otorgar la concesión», puntualizó.

Postura del alcalde Ribó

El alcalde de València, Joan Ribó, a la sazón consejero de la APV, destacó que en la moción municipal, aprobada por los grupos de de Compromís y PSPV en el 'Cap i casal' el pasado jueves, se valora la realización de estudios ambientales sobre los asuntos que plantea: que el futuro puerto sea más sostenible e integrado en la ciudad, la descarbonización y la compensación por los daños en la costa. En ese sentid, Ribó instó a que Valenciaport «valore» la necesidad de hacer otra DIA y aseguró que de la corporación local no depende que alguna asociación recurra la decisión del puerto de no realizar una nueva DIA de la ampliación, y ha afirmado que se tienen que hacer bien las cosas para que avance.