Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis y las peticiones de devolución del IVA de las empresas lastran la recaudación

La Agencia Tributaria ingresa 815 millones en la provincia durante el primer trimestre, un 7,8% menos que el año pasado - Los sueldos públicos y las pensiones sostienen los ingresos por IRPF pero caen los pagos de las compañías

La crisis y las peticiones de devolución del IVA de las empresas lastran la recaudación

La crisis y las peticiones de devolución del IVA de las empresas lastran la recaudación

La incertidumbre sobre lo que ocurrirá en los próximos meses y la falta de liquidez está llevando a las empresas a aprovechar cualquier oportunidad de meter algo de dinero en la cuenta corriente, incluidas las solicitudes de devolución de impuestos. Así, mientras lo habitual otros años era que las empresas que habían pagado un exceso de IVA mantuvieran el saldo en la Agencia Tributaria para compensárselo en los ejercicios siguientes -sobre todo si las cantidades no eran excesivas-, con la crisis provocada por la pandemia la mayoría de negocios está solicitando su reintegro, en previsión de lo que pueda pasar.  

     Unas peticiones que se han convertido en uno de los principales motivos de la caída de recaudación que arrastra la Agencia Tributaria en la provincia desde el principio del año, junto con la propia caída del consumo provocada por la crisis y las restricciones para frenar al covid.

En total, entre enero y marzo Hacienda ingresó 815 millones de euros por los tributos de carácter estatal que gestiona en la provincia, lo que supuso una caída del 7,8% con respecto al mismo periodo de 2020, cuando todavía no había estallado la pandemia. Sin embargo, la evolución de los distintos gravámenes fue muy distinta, según los últimos datos oficiales del Gobierno.

Por un lado, la recaudación del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas aumentó ligeramente, un 0,9%, hasta los 349,6 millones de euros. Un incremento sostenido, principalmente, por las retenciones que se aplican en los salarios públicos y las pensiones, que fueron mayores tras la revalorización que sufrieron tanto unos como otras con el inicio del nuevo año. También subió el denominado Capítulo III, que agrupa las tasas o, por ejemplo, las sanciones y recargos que establece la Agencia Tributaria.

Por el contrario, bajaron el resto de conceptos. Así, el Impuesto de Sociedades, que grava los beneficios de las empresas elevó el saldo negativo que suele registrar en la primera parte del año, ya que es cuando se pagan las devoluciones del año anterior. Si el año pasado este saldo era de -2,8 millones, en el presente ejercicio asciende a -12,6 millones. También caen más de un 50% -de 27,4 a 13,6 millones- los ingresos por los Impuestos Especiales, pero en términos absolutos el mayor descenso se registra en la recaudación del IVA, que pasa de 461 a 414 millones de euros, un 10% menos.

Un retroceso que se justifica por la caída del consumo provocada por la crisis sanitaria y las restricciones adoptadas para frenar la pandemia; el descenso de las importaciones -que refleja la contracción del negocio que sufrieron muchas empresas de la zona, que se aprovisionan en el extanjero-, y también por el aumento de las devoluciones, que pasaron de 85,5 a 107,1 millones de euros. En este sentido, el presidente de la Comisión de Fiscal del Colegio de Economistas de Alicante, Antonio Pérez, vincula este incremento con la incertidumbre que viven muchos negocios y con las necesidades de liquidez que sufren, lo que ha provocado este aumento de las peticiones de devolución, menos habituales en circunstancias normales, cuando muchas empresas optan por mantener estos saldos, si no son excesivos, para compensarlos más adelante.

Arranca el servicio de atención telefónica de la renta

La posibilidad de solicitar cita para la confección presencial de declaraciones se abrirá el 27 de mayo

La Agencia Tributaria abrió ayer el plazo para solicitar el servicio de atención telefónica para la confección de la declaración de la renta, conocido como «Plan Le Llamamos», que este año se ha reforzado ante la mayor complejidad con la que se van a encontrar muchos contribuyentes que se vieron afectados por ERTE o que empezaron a cobrar el Ingreso Mínimo Vital. Se trata de una alternativa que ofrece Hacienda para aquellos ciudadanos menos habituados a las nuevas tecnologías y que tienen menos destreza para presentar la declaración por la web o la aplicación.

Tras la apertura del plazo para pedir cita, las llamadas comenzarán a realizarse a partir de este jueves, día 6, y el servicio podrá solicitarse hasta el 29 de junio, el penúltimo día de la campaña. La cita se puede solicitar a través de la web o en el 901 12 12 24 y las llamadas se efectúan entre las 9 y las 20.30 horas, de lunes a viernes.

Para aquellos que prefieran la atención presencial, el petición de citas para acudir a las oficinas de la Agencia Tributaria se abrirá el próximo 27 de mayo, y la confección de declaraciones mediante este sistema arrancará el 2 de junio. El último día para presentar declaraciones negativas con domiciliación es el 25 de junio, el 30 finaliza la campaña.  

Compartir el artículo

stats