30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia eleva un 11 % el negocio citrícola exterior de la C. Valenciana

La agroalimentación de la autonomía lidera el tirón exportador entre las grandes regiones en 2020

Almacén de naranjas en Quartell, en una imagen reciente. | DANIEL TORTAJADA

Almacén de naranjas en Quartell, en una imagen reciente. | DANIEL TORTAJADA

No todo ha sido un desastre en la economía durante el primer año de la pandemia de coronavirus en España a la vista de algunos indicadores. Así lo constatan sus principales autonomías exportadoras, entre las que se encuentra la Comunitat Valenciana. Sectores como el agroalimentario han mostrado su fortaleza y consiguen equilibrar la balanza comercial, llegando a un nuevo récord de 17.805 millones de euros de superávit en 2020. Y en ese capítulo pesan los cítricos, pues han registrado una subida del 11 % al situarse en un valor de 3.666 millones de euros, incremento que es cinco veces superior a la media del último lustro.

En el negocio hortofrutícola, los agrios representan la principal partida de ventas al exterior en una actividad, la agroalimentaria, donde Cataluña ocupa el primer puesto en el ranking de España, con un volumen de 11.435 millones de euros en 2020, lo que supone un incremento del 7 % respecto al año anterior. En segundo lugar se encuentra Andalucía, con 11.355 millones, la misma cifra que el año precedente. La Comunitat Valenciana fue tercera con 6.913 millones, un 8 %; es decir, el mayor incremento entre las principales regiones con comercio exterior. En cuanto a los mercados de destino, la UE absorbe el 92 % de nuestras ventas, un porcentaje superior al de los competidores holandeses, italianos y franceses. Quizás ahí, en la dependencia del mercado europeo, pueda verse el único talón de Aquiles del sector desde el punto de vista exportador.

En España, las exportaciones agroalimentarias alcanzaron el pasado año los 53.102 millones de euros, un 4,3 % más que en 2019, mientras las importaciones supusieron 35.297 millones. Así se recoge en el informe Análisis de las exportaciones agroalimentarias. Año 2020, elaborado por el experto agroalimentario en temas internacionales Jaime Palafox y Cajamar. Estos datos señalan, según se observa en el informe, la tendencia de crecimiento sostenido durante la última década donde la tasa media de crecimiento entre 2010 y 2020 ha sido del 6,3 %. España mantiene en 2020 su cuarto puesto por detrás de Países Bajos, Alemania y Francia.

«En estos tiempos de incertidumbre conviene recordar el aporte positivo del sector exterior agroalimentario a la economía española, y el liderazgo en el crecimiento de las exportaciones agroalimentarias dentro de la Unión Europea», indica Roberto García Torrente, director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar.

Si analizamos la evolución de las exportaciones de los distintos productos agrupados por categorías, vemos que tanto el sector porcino como el de frutas y hortalizas continúan con su crecimiento, espectacular en el caso del porcino (22 %) y sólido en el de frutas y hortalizas (5 %), mientras que las categorías de vinos y aceite de oliva continúan con una tendencia descendente del -3 % y del -6 %, respectivamente.

Las exportaciones han sido uno de los motores de la recuperación de la economía valenciana tras la fase más dura de la pandemia. El mercado europeo, al que se dirige el 40 % de las exportaciones, es el que mejor se ha comportado, mientras el exterior se ha ido reactivando de una forma más moderada que además ha sufrido un freno en el último mes de abril por diversos factores como el aumento de los costes de los fletes, la escasez de materias primas y la acumulación de festivos.

Estas son las principales conclusiones de un informe de Cámara Valencia publicado ayer que muestra cómo el número de certificados de origen emitidos cayeron de 2.200 en marzo a unos 1.700 en abril. Según el organismo, las cifras se mantienen todavía un 11 % por debajo de los niveles de 2019.

El aumento del petróleo, la congestión en las rutas principales y la falta de contenedores vacíos han propiciado un «espectacular aumento de los fletes de transporte marítimo», concluye el estudio.

Además, la escasez de materias primas y el notable incremento de sus precios desde finales de 2020 está afectando al ritmo de producción de algunas empresas, generando mayores incertidumbres y retrasando la toma de decisiones sobre la estrategia de producción y comercialización.

A estos dos factores se une, según Cámara Valencia, la festividad del Ramadán, que reduce la actividad en las sociedades musulmanas. Seis de los siete países para los que se emiten certificados son de mayoría musulmana y aglutinan el 40 % de los mismos. Además, otro mercado fundamental como China también ha celebrado el año nuevo recientemente así como el día del trabajo, que encadena cinco jornadas festivas consecutivas.

Parón hacia los terceros países

El comercio exterior valenciano fuera de la UE se frena por los costes, la escasez y los festivos

J B. València

Compartir el artículo

stats