El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado hoy que el plan de ayudas a las empresas Resistir Plus se dirigirá a 14.100 empresas industriales de todos los sectores, desde la cerámica al calzado. En total se destinarán unos 1.000 millones de euros, de los cuales 400 millones provienen de la propia Generalitat a través de fondos europeos, mientras que otros 647 millones llegan a través del Gobierno central. Si los primeros 400 se destinaron a los servicios, los siguiente 647 se extenderán al sector secundario. También se amplían las actividadades que podrán acogerse a las ayudas, que llegarán a 180. El pleno del Consell fijará mañana las bases para inyectar el dinero, según ha anunciado hoy Puig durante su intervención en la clausura de la asamblea anual de la patronal autonómica CEV, que ha presidido el rey Felipe VI en la universitat Jaume I de Castelló.

El monarca ha alabado el papel de las empresas valencianas durante la pandemia y ha expresado su esperanza en que la vacunación, las medidas de las diferentes administraciones y los fondos europeos permitan la consolidación de la recuperación.

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, hizo durante su intervención una defensa de la forma como la Comunitat Valenciana ha afrontado la pandemia. “Hemos demostrado que hay otra forma de hacer las cosas” y mencionó la unión de las empresas para fabricar material sanitario” o el “diálogo social” con la Generalitat y los sindicatos UGT y CC OO para llegar a acuerdos “por el interés general”.

Navarro, quien al inicio de su discurso calificó de “brillante”la labor de Felipe VI, afirmó que la prioridad es acelerar la vacunación “y asegurarnos de hacer las reformas que Europa nos pide”. Ahora bien, siempre y cuando no afecte al mercado laboral ni a la fiscalidad. Respecto a esta última, el presidente de la CEV afirmó que “cierto es que se necesitarán más ingresos para pagar los gastos derivados de esta crisis, pero la vía de los impuestos, aunque necesarios, no puede ser la única. No es momento de aumentar la carga fiscal”.

En su opinión, además de aumentar el peso de la industria en el PIB sin descuidar al turismo, son “más urgentes otros cambios”, como la modernización de la Administración y la supresión de la burocracia en su seno, en especial de cara a los fondos europeos: “No podemos seguir presionando para que Europa acelere la entrega de ayudas y que después la burocracia frene aquí los proyectos”.

Por su parte, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, aseguró que es “fundamental salvar el verano”.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, ha destacado, dentro de los planes de recuperación con fondos europeos, la apuesta del Gobierno por la electromovilidad, incluido el proyecto de megafactoría de baterías para coches, cuya ubicación definitiva no está aún definida, aunque la Comunitat Valenciana defiende una en Almussafes junto a Ford que está promovido por la Generalitat y Power Electonics. A este respecto, invitó al sector “a participar” en el proyecto estatal y recordó la apuesta de Ford por el coche eléctrico y el hecho de que la Comunitat Valenciana dispone de un cluster de la automoción, como industria auxiliar, representada por AVIA.