Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hotel de València reclama al Gobierno 3,8 millones por las restricciones para viajar

El establecimiento Primus es el primero que exige a la Administración una compensación por las pérdidas que ha sufrido por las medidas preventivas para controlar la pandemia como establece la ley que regula los estados de alarma

Vestíbulo del hotel Primus, poco antes de reabrir el pasado viernes 7 de mayo. | J.M. LÓPEZ

Vestíbulo del hotel Primus, poco antes de reabrir el pasado viernes 7 de mayo. | J.M. LÓPEZ

El hotel Primus de València, que pertenece a la promotora Urbem, reclama al Gobierno 3,8 millones de euros por las pérdidas que sufrió el año pasado como consecuencia de las restricciones de movilidad para controlar la pandemia. El establecimiento alega que la ley que regula los estados de alarma prevé compensaciones para los perjudicados por este tipo de medidas. La empresa ha formalizado la reclamación ante el servicio de responsabilidad patrimonial del Ministerio de Presidencia. El procedimiento lo ha iniciado el abogado valenciano Mariano Ayuso Ruiz-Toledo y la reclamación va firmada por el presidente de Urbem, José Pastor, según recoge la documentación a la que ha tenido acceso Levante-EMV. Es la primera reclamación al Gobierno que trasciende de un hotel valenciano. La reclamación es paralela a la batalla legal iniciada por los hoteleros valencianos que han contratado los servicios jurídicos de la consultora EY (Ernest & Young) para obtener una rebaja de impuestos y reclamar ventajas fiscales por las pérdidas que han sufrido por la crisis del coronavirus.

El establecimiento hotelero Primus está situado junto a El Corte Inglés de la avenida de Francia, está catalogado con cuatro estrellas y dispone de 262 habitaciones. La empresa adjunta en la reclamación patrimonial un informe pericial que justifica que el año pasado perdió 3,8 millones de euros por las limitaciones para viajar. El escrito incide en que la declaración del estado de alarma el 14 de marzo y sus sucesivas prórrogas supusieron la «inmovilización de la población» y la imposibilidad de mantener el negocio «por razones obvias». El informe pericial refleja «claramente al detallar la cifra de negocio mes a mes cómo hubo un cierto repunte de la actividad en julio y agosto, meses en los que las restricciones a la movilidad disminuyeron». «El conjunto del perjuicio durante el ejercicio 2020 alcanzó casi los cuatro millones de euros (3.848.935 euros). La suma puede parecer muy elevada, pero hay que tener en cuenta que el hotel Primus obtuvo en 2019 un beneficio de más de cuatro millones de euros», añade el documento. Urbem ha presentado la reclamación por la vía administrativa, que concede a la Administración un plazo de doce meses para contestar.

Un año ruinoso

El sector hotelero ha sido uno de los más golpeados por las restricciones para viajar. Los hoteles valencianos permanecieron cerrados entre el 15 de marzo y finales de junio. Una parte abrió para la campaña estival. Sin embargo, el turismo en la Comunitat Valenciana se redujo un 65,5 % durante los meses de julio, agosto y septiembre respecto al mismo periodo del año pasado y los ingresos por habitación disponible se desplomaron un 54 %. Benidorm (que es la principal plaza turística de la C. Valenciana con 40.000 camas) perdió el 80,7 % de sus pernoctaciones durante el verano, según datos de Hosbec. La situación se agravó en otoño y el cierre perimetral de la Comunitat Valenciana en vigor desde el 30 de octubre hasta el domingo pasado fulminó las expectativas de recuperación.

Urbem anuncia en la reclamación por responsabilidad patrimonial la posibilidad de exigir una nueva cantidad por los perjuicios sufridos en 2021. El hotel permaneció cerrado por el cierre perimetral hasta el 7 de mayo.

Compartir el artículo

stats