Ryanair todavía no ve claro el momento de la reactivación turística y apura los plazos para no pillarse los dedos tras año y medio de penurias. La aerolínea ha optado por la prudencia y ha decidido posponer la práctica totalidad de las rutas internacionales con Valencia que tenía previsto recuperar durante mayo. El calendario de regreso todavía puede variar al continuar en un contexto de previsiones volátiles por su estrecha vinculación con la evolución sanitaria, pero Ryanair tampoco ha alejado demasiado ese horizonte. De hecho, apenas lo ha aplazado un par de semanas, hasta principios de junio.

De momento, 31 de las 33 conexiones que tenía previsto recuperar seguirán inactivas hasta la primera semana del mes próximo. Con la única excepción de un vuelo con Lanzarote, el resto de rutas aplazadas son todas con destinos europeos, especialmente con algunos de los mercados que más turistas atraen a la Comunitat Valenciana, como son el británico, el francés y el italiano.

Qué rutas y conexiones se aplazan

Con este último se han aplazado las conexiones con Roma, Milán, Pisa, Nápoles, Venecia, Bari, Bolonia, Cagliari, Turín, Palermo y Trieste. Con Francia se frustran las de París, Burdeos y Marsella y con Reino Unido, Londres, Bristol, Manchester, Edimburgo y Nottingham. La nueva previsión de la ‘low cost’ es que todas ellas regresen entre el 1 y el 4 de junio.

También se ha optado por posponer la vuelta de otras rutas importantes como las de Berlín, Bruselas, Frankfurt, Lisboa u Oporto. Las únicas que han sobrevivido a esta criba de Ryanair han sido los enlaces con Varsovia, que se reactivan en principio el 17 de mayo, y con Kiev dos días más tarde.

Es la segunda vez en un breve lapso en que la aerolínea que domina la actividad en Manises aplaza su regreso masivo, ya que a inicios de este mes ya retrasó a la tercera semana de mayo las rutas que ahora deja para junio.

El repliegue contrasta con los mensajes optimistas que comienza a lanzar el sector turístico, aunque encajan dentro de un escenario en el que aún quedan por resolver asuntos vitales para la reactivación como el pasaporte sanitario que todavía se debate en Bruselas.

Ayer mismo, el consejero delegado de Barceló Hotel Groups, Raúl González, aseguró que el sector está en un «punto de inflexión» hacia la recuperación, aunque a una velocidad menor de la que les gustaría. Por su parte, su homólogo en Meliá, Gabriel Escarrer, confirmó que su grupo ha experimentado un aumento de las reservas «significativo» tras el fin del estado de alarma.