El comercio, que aporta el 17 % del PIB y el 25 % del empleo, y la industria química valenciana, con una intensidad tecnológica media-alta, son los sectores con una estructura empresarial más sólida ante el impacto de la covid, lo que les permite afrontar la recuperación en mejor posición de partida.

El último análisis del Observatorio GECE sobre Gobierno, Estrategia y Competitividad de las Empresas, desarrollado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) con el apoyo de CaixaBank, que estudia los sectores con mayor peso en la generación de valor y empleo en la economía de la autonomía y sus niveles de competitividad para afrontar los desafíos de la covid, recoge que el 40 % de las industrias químicas y el 24 % de las empresas del sector del comercio son consideradas altamente competitivas. En el ámbito de los servicios privados, los sectores con mayor peso en la economía valenciana son el comercio, las actividades inmobiliarias, la hostelería y el transporte.