Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Genia diseña una planta de energía que acaba con la quema de la paja del arroz

El proyecto de València está muy avanzado y participan Naturgy y el Consell

Humareda contaminante en València provocada por la quema de la paja de arroz, en una imagen de 2016. | FERNANDO BUSTAMANTE

La ingeniería energética valenciana Genia Bioenergy acaba de firmar un acuerdo con una empresa india para la instalación de hasta 11 plantas de biogás alimentadas con el residuo de la paja de los cultivos de arroz. La compañía ha desarrollado la tecnología necesaria para acabar con la quema de la paja del arroz a través de la transformación de los restos de los cultivos en biogás. La firma empezó a trabajar en el proyecto hace cinco años con el objetivo de acabar con los problemas que genera en València la quema de la paja de arroz en l’Albufera. La investigación fue impulsada por la Conselleria de Agricultura, Medio Amnbiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural y cuenta con la implicación de Genia Bioenergy, Enagas, y las firmas Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa) y su distribuidora Nedgia. El proyecto valenciano está muy avanzado y solo falta la firma entre las partes implicadas para que vea la luz.

La primera planta en India se ubicará en el estado de Madhya Pradesh, en el centro del país, donde el arroz es uno de sus principales cultivos y se replicará después en distintos estados de India, que es el segundo productor mundial de arroz. Cada planta cuesta 22 millones de euros (la de l’Albufera valdrá lo mismo porque es una réplica).

Desde València se realizará el diseño técnico de las plantas (cada una con capacidad para tratar cada año 48.000 toneladas de los restos del cultivo del arroz), los cálculos de producción de gas y abonos, el análisis de su rentabilidad económica y la evaluación del impacto social de cada instalación. Fuentes de la compañía explicaron que los trabajos ya han comenzado y está previsto finalizarlos en 2023.

El gas, una vez sometido a un tratamiento y convertido en biometano, será inyectado a la red y usado por los más de cuatro millones de vehículos pesados y turismos movidos por ese combustible en el país.

«Hito mundial»

La empresa destaca que el proyecto significa «un hito mundial en la gestión sostenible de la paja del arroz, un biorresiduo difícil de eliminar y cuyos tratamientos tradicionales (la quema o dejarlo pudrir en el campo) provocan graves perjuicios medioambientales». Los biorreactores de las 11 plantas de biogás de India serán capaces de biodigerir y dar una salida útil a la paja de hasta 66.000 hectáreas de arrozales (el equivalente al 60% de todos los cultivos de arroz de España) y producir 1.012 megavatios de energía cada año (cifra similar a lo que produce una central nuclear como la de Cofrentes).

La ingeniería valenciana subraya que lidera «la I+D+i mundial de la valorización mediante biodigestión de la paja del arroz», tecnología en la que lleva investigando desde 2016.

Como vegetal, la paja del arroz no es un buen ingrediente para alimentar animales por su alto contenido en sílice (provoca erosión en la dentadura) y es difícil de almacenar pues tiene problemas de autoignición. Esto provoca que la fórmula más sencilla para los agricultores en India (y en València) sea quemar los rastrojos (lo que provoca problemas graves de contaminación por emisiones de CO2 y óxidos de nitrógeno) o dejarlos pudrir sobre el terreno. Genia Bioenergy incide en que su tecnología permite convertir el biorresiduo en gas metano y productos fertilizantes, lo que genera una doble fuente de beneficios.

Compartir el artículo

stats