La expansión internacional le ha sentado bien a la industria agroalimentaria valenciana líder en Europa en el negocio de los frutos secos. Importaco, especializada también en la comercialización de agua mineral y proveedora de Mercadona, logró una facturación de 661,8 millones de euros en 2020, un 13% más respecto al ejercicio 2020. Estos resultados son consecuencia de la integración de la firma italiana Besana en la compañía fundada por la familia Pons y al aumento del consumo dentro del hogar con motivo de la pandemia.

Respecto a las ganancias, el beneficio después de impuestos de Importaco se elevó a 18,4 millones de euros, una cifra un 17,8 % inferior a la del año anterior y que tiene que ver con «los gastos extraordinarios para garantizar la salud de la plantilla y el abastecimiento de productos durante la pandemia», según indicaron ayer fuentes de la compañía.

Tras integrar la actividad de Besana, el volumen comercializado de frutos secos ha superado los 105 millones de kilos, lo que supone un incremento del 14% respecto a 2019. Bebidas Naturales, el negocio especializado en agua mineral, continuó con su desarrollo gracias al incremento del consumo de los formatos de mesa y garrafa. Así, el volumen comercializado en 2020 ha superado los 765 millones de litros, un 6% más que en el ejercicio anterior.

Con 17 centros de producción (13 de frutos secos y 4 de agua mineral), Importaco es la mayor compañía especializada en frutos secos del viejo continente y una de las mayores de agua mineral de España. La compañía continuó creando ocupación en 2020 al contratar a 102 personas, que representan un aumento de plantilla del 6%, hasta alcanzar los 2. 081 empleados, que trabajan en 8 países: España, Reino Unido, Italia, Polonia, Portugal, Argentina, Estados Unidos, Turquía y China.

Según Toño Pons, presidente de la firma, «el compromiso del equipo humano de Importaco ha sido lo más importante de 2020. En un contexto de pandemia, hemos garantizado el suministro de nuestros productos a todos nuestros clientes; Besana se ha integrado en nuestro grupo y hemos aprovechado esta crisis para reforzar nuestra estrategia de negocio».

La inversión total durante el ejercicio 2020 superó los 25 millones de euros, de los cuales 18 millones se destinaron a aumentar la capacidad productiva y 7 millones a calidad y especialización. La inversión más relevante fue la acometida en la fábrica de pipas por valor de 4 millones de euros en Parc Sagunt.