El sector náutico reivindica su papel como motor económico en Balears en general y Mallorca en particular tanto como centro turístico para yates como de la industria náutica que tiene en esta isla su base como punto clave en el turismo náutico de Europa y el Mediterráneo. La náutica representa una actividad relevante en la cadena de valor turística ya que permite la diversificación económica, la desestacionalización y el empleo de calidad. Sin embargo, pese a su relevancia estratégica en las islas es una gran desconocida para la sociedad balear. Así lo expresaron destacados expertos que participaron en el Foro Náutico Mallorca celebrado en el Club Diario de Mallorca.

El Foro reunió a los principales agentes de la industria náutica de la isla, con especial atención al mundo de los grandes yates, en un acto presencial, que también pudo seguirse en streaming.

El evento, organizado por Diario de Mallorca con la ayuda del Balearic Marine Cluster contó con la colaboración de la Fundación Mallorca Turismo del Consell de Mallorca. Se realizaron dos mesas redondas, una enfocada en la industria náutica y el “refit” y otra sobre Mallorca como destino turístico

Destino náutico por excelencia

La mesa redonda de turismo náutico destacó tanto que la isla es el destino preferido de los barcos que surcan el Mediterráneo por sus evidentes ventajas como que actúa como polo de atracción de quienes quieren alquilar un barco y desplazarse por las costas de Mallorca y Balears.

En este coloquio estuvieron presentes Corinna Graf, CEO de Puerto Portals, Carlos Sanlorenzo, secretario general de ANEN (Asociación Nacional de Empresas Náuticas); el conseller de turismo del Consell de Mallorca, Andreu Serra y la broker Natascha Weber.

La intervención de Carlos Sanlorenzo sirvió para comprobar el posicionamiento de Balears respecto al resto el país. Sanlorenzo indicó que desde Madrid se ve a las islas como la cabeza tractora del sector náutico por todos los indicadores. Así incidió en los datos económicos que son concluyentes. Desde 2011 y hasta la aparición de la Covid-19, el sector crecía entre un 7 y un 11 por ciento. Con la pandemia se paralizó y se redujo un 80% pero remontó en cuatro meses.

Sanlorenzo incidió en que Mallorca es un referente como destino náutico e industrial por excelencia en Europa. Sostuvo que atrae a un turista internacional de calidad y alertó de que hay que poner el foco en los demás competidores europeos para ganar en competitividad. Estableció como retos principales de este sector, la innovación, la formación, la sostenibilidad y el cuidado medioambiental.

Natascha Weber es una especialista en chárters de yates de grandes esloras. Argumentó que Mallorca es atractivo «porque lo tiene todo con una oferta hotelera de cinco estrellas». Con la bajada del IVA «somos más baratos que otros destinos para atraer al turismo de chárter de yates». Como CEO de Puerto Portals, Corinna Graf conoce de cerca las ventajas del turismo náutico en el archipiélago. La primera, «ser un punto estratégico y privilegiado en el Mediterráneo». A su juicio, dispone de la ventaja competitiva de contar «con muchos años de experiencia como destino maduro». «Hay que proteger las islas porque son un valor natural pero sin excesivas prohibiciones».

El centro del Mediterráneo

El conseller de Turismo del Consell de Mallorca, Andreu Serra, puso de relieve que el turismo náutico es básico en la cadena de valor turística. Recordó que la isla está geolocalizada en el centro del Mediterráneo y dispone de buenas conexiones para ser líder. «Es un aliado para la diversificación y la desestacionalización», esgrimió Serra. Consideró que la náutica es amplia y transversal y atrae al turismo cultural, deportivo, Premium y MICE o de Congresos. «El turista busca experiencias, conectar con la cultura de la isla y la náutica tiene un valor relevante en este ámbito», añadió. La inversión de más de un millón de euros que ha aplicado el Consell en promoción demuestra la relevancia del sector por su impacto económico.

La industria náutica

En la mesa enfocada al aspecto industrial, se revisó la oferta de la isla para el refit, la reparación y mantenimiento de los grandes yates, un negocio que mueve cientos de millones de euros anuales y en el que Mallorca se está posicionando como un gran destino. Esta mesa contó con un destacado cartel de ponentes como el presidente de la Autoridad Portuaria, Francesc Antich; el director general de Astilleros de Mallorca, Diego Colón de Carvajal;  el CEO de STP Shipyard Palma, José María Campuzano; Toni Salom, de Nautipaint, que intervino en nombre del Balearic Marine Cluster, que reúne a estas empresas; y Peter Brown, director del GYG (GY Group).