El sector turístico valenciano teme un invierno duro y, como la hormiga en la fábula infantil, se ha puesto ya manos a la obra para poder aprovisionarse de cara a una temporada baja que, tras 15 meses cerrados y un verano plagado todavía de incertidumbres, puede ser demoledora para un gremio que ha perdido mucho músculo por las restricciones a la movilidad. Tradicionalmente, los viajeros mayores de 65 años eran los encargados de llenar ese vacío que deja el visitante tradicional en cuanto llega septiembre gracias al Imserso. Pero este programa saltó por los aires con la pandemia y todavía no está claro cuándo y sobre todo en qué condiciones volverá.

Ante esa incertidumbre, la patronal hotelera Hosbec ha planteado a la Generalitat la posibilidad de poner en marcha un sistema autonómico para incentivar los desplazamientos dentro de la Comunitat Valenciana entre este colectivo de edad más avanzada una vez finalice la temporada alta estival. Es decir, un ‘Imserso valenciano’ excepcional —solo estaría vigente este año— que «podría tapar el agujero» que dejará el programa nacional, en el que el sector tiene cada vez menos esperanzas.

A partir de 55 años

Así lo anunció ayer la secretaria general de la patronal hotelera Hosbec, Nuria Montes. La propuesta de la organización bebe del modus operandi del bono ‘Viatgem CV’ que puso en marcha la secretaría autonómica de Turismo al inicio de la pandemia. Así, plantean que pueda beneficiarse toda persona mayor de 55 años que contrate una estancia de al menos cinco noches en alguno de los establecimientos que se adhieran al programa, a quienes la Generalitat les bonificaría el 50 % del importe que se le descuenta al usuario. Al igual que con el bono viaje actual, habría un límite de gasto que según informó ayer Montes no sobrepasaría los 150 euros por persona.

«El objetivo es eliminar el carácter de lujo y que no provoque que se inflen los precios», añadió la directiva de Hosbec, que estima que con una dotación de 10 millones de euros el programa podría comercializar hasta 200.000 paquetes de cara a este invierno. Una suerte de red de seguridad ante las dudas que sobrevuelan al Imserso nacional y cuya hipotética ausencia propiciaría una «crisis brutal» en el sector, según Montes.

Dudas competenciales

Desde Turisme ven con buenos ojos la propuesta, si bien fuentes del área que comanda Francesc Colomer aseguraron ayer a este diario que «buscarán la forma» de amoldarlo, ya que entienden que el planteamiento de Hosbec podría entrar en conflicto con sus competencias y encontrarse con problemas legales al dirigirse a un segmento concreto de la población, lo que podría ser discriminatorio.

De hecho, en 2017 la Abogacía del Consell ya tumbó un plan de la entonces Agencia Valenciana de Turismo que buscaba la activación de otro ‘Imserso valenciano’ a través de un programa autonómico porque invadía las competencias de la Conselleria de Igualdad, el área que se ocupa del Imserso tanto en la Comunitat como en España. Es decir, un escenario muy similar al actual. En cualquier caso, Turisme no cierra la puerta al plan y «estudia las opciones de redefinir el bono» para paliar el hueco del Imserso.

Además, Hosbec también propone exportar el «exitoso» bono viaje a toda España con un presupuesto de 500 millones. La negociación la está llevando la patronal estatal con el Gobierno, si bien Hosbec no es muy optimista.

La nueva factura de la luz eleva un 10 % el coste para los hoteles

Durante su comparecencia de ayer, Nuria Montes denunció el golpe que el nuevo sistema de tarificación energética que ha puesto en marcha el Gobierno ha supuesto para el sector. Según aseguró, los nuevos tramos están provocando aumentos del 10 % en la factura de la luz de estos alojamientos, que destinan el 10 % de sus gastos a esta partida. «Pese a la transformación sostenible» en la que está inmerso el sector según la directiva, los hoteles «aun son muy dependientes» de esta energía eléctrica y se sienten perjudicados porque el sistema elimina agosto como tarifa valle. «El sector queda nuevamente excluido», lamentó. Una reflexión que entronca con las críticas de Hosbec sobre las nulas ayudas recibidas por parte de las administraciones: «Nos quedamos fuera del Resistir por no ser pymes y de las del Gobierno por no ser morosos», resumió Javier Gallego, vicepresidente de Hosbec Castelló.