El informe «The new habitat. Los espacios que habitamos en la realidad pospandémica», realizado por APE Grupo en colaboración con Future-A, señala importantes cambios en el mundo de los espacios habitables como resultado de la pandemia de la covid-19: una vivienda modular que por el día es oficina y por la noche, un hogar común; un hotel que reconvierte sus habitaciones en espacios de coworking de lunes a viernes y los fines de semana recibe a turistas; una oficina entendida como punto de encuentro de empleados y no como centro de trabajo; o una tienda física orientada a la experiencia del usuario, pero que anima a la compra de sus productos por internet…

Y es que la crisis sanitaria ha acelerado la implantación de muchas tendencias que hubiesen tardado años en desarrollarse. Un ejemplo evidente es el teletrabajo, una nueva realidad a la que han tenido que adaptarse los espacios y que ha transformado el concepto de viviendas, oficinas, hoteles y tiendas como los conocíamos hasta ahora. Esta es una de las principales conclusiones del estudio que se ha presentado en Casa Decor y en el que se ha analizado la opinión de 180 expertos españoles del diseño de interiores y la arquitectura.

«En este momento de inflexión estratégica, la innovación es necesaria para adecuarnos a los desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad», ha asegurado José Miguel Pellicer, CEO de APE Grupo. «Estamos viviendo un periodo de incertidumbre, por lo que en APE Grupo sentimos el deber de investigar y compartir este conocimiento» a través de un documento «pionero en el sector que anticipa los cambios más significativos en viviendas, oficinas, hoteles y comercios, es decir, nuestros espacios vitales», concluye.

Centrándonos en el caso de los hogares, en el informe se subraya que la falta de espacio disponible, la reducción del tamaño medio de las casas o la introducción de nuevas funciones en el hogar -como el teletrabajo, la socialización o el deporte-, se unen con estilos de vida más dinámicos y cambiantes que obligan a la vivienda a adaptarse de una forma rápida, sencilla y accesible. De hecho, la flexibilidad del espacio será muy importante para diseñar las casas del futuro, como así lo afirman ocho de cada 10 profesionales del sector.

El informe subraya que la introducción de un concepto como el Hoffice (home office), «obligará a planificar los hogares para la conciliación entre trabajo y vida personal, lo que supondrá la búsqueda de soluciones que integren y escondan la oficina de una forma sencilla, productos flexibles que tengan múltiples usos, tanto para el trabajo como para las facetas privadas de la vida». Entre los criterios que priorizan los expertos a la hora de diseñar la vivienda del futuro destaca su apertura al exterior, la flexibilidad del espacio interior y la sostenibilidad.

En cualquier caso, las oficinas continuarán siendo relevantes. De ahí que un 37 % de los profesionales del sector crea que la oficina será el espacio más importante para aplicar criterios de flexibilidad, por encima de la vivienda, los hoteles o las tiendas.