La cementera LafargeHolcim sigue defendiendo que «en todo momento» ha respetado «de modo escrupuloso toda la normativa» que marca la explotación de la cantera del Salt del Llop en Sagunt. Por ello, ha remarcado que la providencia del Tribunal Supremo del pasado 3 de junio de 2021 «no es firme» y que la justicia todavía no ha dado su última palabra sobre el expediente de legalidad urbanística que el Ayuntamiento de Sagunt abrió en 2016 a la cementera al entender que la firma había cometido una infracción, al superar el perímetro autorizado.

«La sentencia que desestima el Recurso de Apelación formulado por la compañía no es firme dado que, en estos momentos, está pendiente de resolver un recurso de casación autonómico interpuesto ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, que fue presentado el 17 de diciembre de 2020, junto con el recurso de casación estatal inadmitido», asegura la multinacional en un comunicado, rechazando así lo afirmado el pasado viernes por el edil de Urbanismo y exalcalde de Sagunt, Quico Fernández (Compromís), quien dio por hecho la firmeza del pronunciamiento del Supremo y que Lafarge se enfrentaba ya al pago de 9,3 millones de euros para restaurar la legalidad.

La empresa insiste en que «nunca ha realizado labores extractivas fuera del perímetro de su licencia».