Lladró, controlada por el fondo PHI Industrial desde 2017, continúa con su plan de expansión en Asia, donde concentra cerca del 40% de sus ventas y acaba de abrir una tienda en la ciudad china de Shenzhen. Esta apertura se suma a las realizadas en 2019 y 2020 en Pekín, Chengdu, Hong Kong y Taipéi. «La marca ha evolucionado e innovado sin perder su esencia y en paralelo a la sofisticación del perfil de consumidor», explica Ana Rodríguez, CEO de Lladró. La marca comercializa sus piezas en más de 100 países. Japón (25,7%), EE UU y Canadá (14,5%) e India (9,4%) son algunos de sus principales mercados.