La nueva factura de la luz está marcando máximos históricos. Una subida mensual de unos 30 euros. Y es que desde principios de junio, el incremento del precio de la luz está desbocado, pues ya es un 74% más caro que el pasado año por estas fechas y encadena cuatro semanas en máximos nunca vistos.

La subida en el precio de la luz ha activado las alarmas en los hogares este verano. Y es que depende de la orientación de la vivienda, pero en términos generales, con temperaturas que rozan los 30 grados se hace complicado no poner el ventilador o el aire acondicionado para estar algo más fresco y cómodo en casa.

Ahorrar en la factura de la luz se ha convertido en una necesidad y muchos se preguntan qué consume más, si el ventilador o el aire acondicionado. Ambos aparatos gastan electricidad pero es el aire acondicionado la opción más eficaz, pues en cuestión de segundos enfría el aire y comienza a bajar la temperatura de toda la casa. 

Aire acondicionado o ventilador: cuál gasta más

Aire acondicionado

Definitivamente, este aparato consume mucho más, pero hay que tener en cuenta otros factores y ventajas que tiene frente al ventilador. 

- Eficiencia energética: Si es una compra reciente no consumirá tanto como otro antiguo. Es buen momento para renovarlo y recortar en la factura de la luz

- Potencia: Es mejor elegir uno no muy potente y controlando la temperatura pues también mantener a raya el gasto. Si además cuenta con la tecnología inverter, el consumor será más eficiente. 

- Gasto: Un aparato de aire acondicionado de unas 3.000 frigorías cuesta unos 0,15 euros por cada hora que esté encendido. Es decir, que el coste final va a depender del precio del kilowatio y el tiempo que esté funcionando. 

Cómo calcular el consumo del aire acondicionado: Es un número sucedido de la expresión kW. Si nuestro equipo tiene una potencia de 2,2 kW, el cálculo de consumo sería: Potencia consumida = potencia del equipo x tiempo de uso en horas x precio del kWh.

Ventilador

El ahorro en la factura es mayor que el que ofrece el aire acondicionado, aunque cuenta con otras desventajas que no hacen tan atractiva esta opción. El ventilador mueve el aire, pero no lo enfría. Este hecho afecta negativamente a los hogares en zonas de mucho calor o cuando hace poniente, ya que si el aire es caliente no habrá sensación de frescor, sino que el mismo aire caliente será repartido por la estancia donde esté funcionando el aparato. 

Un ventilador de piso consume aproximadamente 90 kilowatios por hora. Uno de techo ronda los 60 kw.

Cómo ahorrar energía con un ventilador

  • Si el ambiente es fresco apaga el aparato antes de irte a dormir y aprovecha la buena temperatura del exterior
  • Emplea velocidades bajas, pues a mayor velocidad, mayor consumo
  • Coloca el aparato en la estancia donde más tiempo pases y sácale el máximo partido