Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valencia y Castelló no llegan a dos cotizantes por cada pensionista

Las dos provincias se encuentran por debajo del 1,95 que registra la media española, mientras que la de Alicante sube hasta el 2,02

Un grupo de pensionistas en València, en una imagen de archivo. | EFE

Un grupo de pensionistas en València, en una imagen de archivo. | EFE

Al tiempo que es inminente un acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales sobre la reforma de las pensiones, los datos sobre la sostenibilidad del sistema actual vienen a corroborar la necesidad de buscar fórmulas que garanticen su financiación. Uno de ellos es el de la ratio de cotizantes por pensionistas, es decir el número de trabajadores que sostienen con sus cuotas a los que ya se han jubilado.

El profesor de la Universitat de València, investigador del IVIE y experto en la materia, Enrique Devesa, aseguró a este diario que lo que se denomina como tasa de reposición alcanza cierto equilibrio si se sitúa algo por encima de los dos puntos: «2,1 o 2,2 estaría bien, aunque cuanto más, mejor». Sin embargo, España no está cerca de ese objetivo. En concreto, se encuentra en los 1,95, según los últimos datos del Ministerio de Trabajo, del pasado mayo.

La Comunitat Valenciana está en peor posición, al menos dos de sus tres provincias. La de Valencia se queda en 1,88 y la de Castelló, en 1,77. Solo Alicante se halla por encima de la media nacional con un 2,02. En España, únicamente tres provincias —Almería, Madrid y Huelva— y las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta igualan o superan el 2,5. Otras once forman parte de un grupo que se sitúa entre 2 y 2,5. Pero es que hay diez que ni siquiera llegan al 1,5. —Ourense se queda en 0,95, la peor—, Asturias y cinco provincias de Castilla y León.

Es una tendencia que se agrava y que lo hará más con la jubilación de los denominados ‘baby boomer’ si no se corrige la baja natalidad y no aumenta el número de inmigrantes. De hecho, la tasa afiliados/pensionistas no ha parado de reducirse desde hace 14 años, cuando 2,71 trabajadores mantenía la prestación de un pensionista. Antes del inicio de la crisis del coronavirus, la cifra era de 2,17 y durante el veranode 2020 se llegaron a alcanzar los 2,2 afiliados ocupados por cada pensionista.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social tiene contabilizados a 1 de abril de 2021 a un millón cinco mil pensionistas en la Comunitat Valenciana. Justo un año antes, esa cifra era de 999.641. Es decir, casi 5.000 más en un ejercicio marcado por la covid y el elevado número de muertes provocado por la pandemia sobre todo en la población de mayor edad.

El 1 de abril de 2019, los pensionistas ascendían en la autonomía a 989.223, lo que implica que en dos años se ha producido una subida de cerca de 16.000, a pesar de todo. Esta cifra baja a 13.000 si buscamos la comparación con abril de 2011, hace una década.

Números

De todas formas, Devesa precisa que la tasa de reposición solo refleja una parte del problema, es decir el número de cotizantes por jubilado, y recuerda la «bomba demográfica» a la que se enfrenta el país, dado que se prevé que en 2050 el número de pensionistas haya subido de 9,5 a 15 millones sin tener constancia de cuál será el número de cotizantes.

El experto añade que un factor clave está, más allá del número, en las bases de cotización de los trabajadores, que marcan la capacidad de ingresos y gastos de la Seguridad Social. Y los bajos sueldos no auguran nada bueno.

Agentes sociales y Gobierno cierran hoy la reforma

El Gobierno y los agentes sociales han allanado en los últimos días el camino para cerrar un acuerdo sobre el primer paquete de la reforma de las pensiones, lo que podría producirse en la reunión que mantendrán hoy, una vez incluida la derogación del factor de sostenibilidad y a falta de algunos «flecos».

Según señalaron a Efe fuentes del diálogo social, en los últimos días se habría desbloqueado el tema del factor de sostenibilidad, que mantenía encallado el acuerdo, con una postura que satisface a todas las partes, mientras que se ha seguido avanzando en otros temas aún pendientes. Desde que hace casi dos meses el ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, anunciara que el acuerdo era «inminente», el pacto aún no había podido cerrarse por el citado factor de sostenibilidad.

Compartir el artículo

stats