El aire acondicionado es uno de los aparatos más buscados para soportar las altas temperaturas en casa. Y es que ya en pleno verano y con máximas que rozan y en la Comunitat Valenciana rebasan los 30 grados, el aire acondicionado se convierte en un elemento imprescindible. Eso sí, para que su uso no se traduzca en un aumento sustancial de la factura de la luz existen varios trucos para que encenderlo unas horas al día no suponga un gran desembolso a final de mes.

La nueva tarifa de la luz ha incrementado la factura unos 30 euros, siendo la de este mes de junio la más alta en la historia. Debido a esta escalada del precio, el Gobierno ha decidido bajar el IVA del 21 al 10% hasta final de año.

El Gobierno rebaja al 10 por ciento el IVA de la luz hasta final de año Agencia ATLAS | Foto: EFE

Este incremento incesante del precio hace que muchos busquen cómo ahorrar con la nueva tarifa de la luz, cuáles son los tramos horarios más baratos, si gasta más el aire acondicionado o el ventilador o cómo programar los electrodomésticos

Los meses de verano suponen un aumento del consumo energético. Y es que es normal recurrir a aparatos como el aire acondicionado y el ventilador para paliar el calor exterior. Si además es posible ahorrar en la factura, mejor que mejor.

Cómo ahorrar aire acondicionado en verano

  • Tipo de aire acondicionado: El modelo que tengas en casa va a afectar sensiblemente al gasto, ya que cuanto más nuevo sea y mejor calificación energética tenga, menos consumirá. Su coste es más elevado, pero a largo plazo dará buenos resultados y te permitirá ahorrar un poco.
  • Tecnología inverter: La diferencia clave es que un acondicionador de aire inverter puede regular la velocidad del motor del compresor ahorrando energía.
  • Temperatura: Para hacer cómoda la estancia en una habitación se recomienda una temperatura de entre 24 a 26 agrados. Cada grado que bajes a partir de ahí incrementa un 8% más el consumo. Los expertos abogan por que no existan más de 12 grados de diferencia entre la temperatura del exterior y la del interior de casa.
  • Puertas cerradas: Poner vallas al campo, un refrán aplicable también a un buen uso del aire acondicionado. Y es que no basta con tenerlo funcionando varias horas, el ahorro se encuentra en los pequeños detalles como mantener todas las pertas cerradas y así retener el frescor por más tiempo para que no se escape y nos obligue a tenerlo puesto más tiempo.
  • Limpieza: Optimiza el consumo en casa con una buena limpieza de los filtros del aire. Esta debe ser periódica, una vez al mes según los expertos. El polvo y la suciedad se acumulan e impide que funcione de manera eficiente. Para limpiarlos, necesitarás agua y jabón.