Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector cerámico italiano logra superar los niveles de ventas anteriores a la pandemia

En los tres primeros meses del año, la actividad azulejera en el país transalpino ha registrado un incremento de la facturación del 9 % con respecto al mismo período del año pasado

Giovanni Savorani, presidente de Confindustria Ceramica. | LEVANTE-EMV

Giovanni Savorani, presidente de Confindustria Ceramica. | LEVANTE-EMV

La industria azulejera italiana se recupera de los malos resultados de 2020 y ya ha logrado superar los niveles prepandémicos en el primer trimestre de 2021. Una recuperación que, según explicó el presidente de Confindustria Ceramica, Giovanni Savorani, «ya se había iniciado en el segundo semestre del año pasado, reduciendo en gran medida el desplome de ventas sufrido durante el cierre». De hecho, desde la patronal italiana se subraya que las cifras del año pasado fueron malas, pero no tanto como se esperaba.

En comparación con los signos negativos que caracterizaron el año de la covid (-14 % producción, -3,9 % ventas totales en volumen y valor, así como el colapso de inversiones casi reducido a la mitad), al 31 de marzo de 2021, todos los indicadores habían vuelto a ser positivos.

La facturación total creció un 9% en los tres primeros meses del año y en comparación con el primer trimestre de 2020, gracias tanto a la fuerte recuperación de las ventas en el mercado italiano (+18,9 %) como a las exportaciones (+7,2 %). Un progreso real, entre otras cosas, que no es solo el resultado de un repunte esperado después de la desaceleración en 2020: en comparación con el primer trimestre de 2019, el aumento es de hecho alrededor del 7 % en general.

En este sentido, Savorani asegura que el sector italiano productor de pavimentos y revestimientos cerámicos «ha mostrado una buena capacidad de reacción». Savorani ha realizado estas declaraciones con motivo de la reunión anual de Confindustria Ceramica. Y estas cifras positivas se han registrado, entre otros motivos, «por la necesidad de mejoras los hogares en todo el mundo, combinada con las características de salubridad, sostenibilidad y durabilidad de la cerámica, han impulsado la demanda de baldosas en los distintos continentes, demanda que hemos logrado interceptar».

Sobre el avance de doble dígito registrado en el mercado interno, el presidente de la patronal italiana confirma que se trata del primer vuelco en los últimos 15 años caracterizado por una contracción ininterrumpida. «Es innegable que un crecimiento del 19 % es una cifra alentadora, aunque se refiere a una cifra de partida muy baja (720 millones de euros)». Savorani subraya que las ayudas oficiales pueden ser definitivos para potenciar y consolidar la recuperación del sector azulejero transalpino: «Los incentivos que brinda el Plan de Recuperación y la simplificación burocrática pueden hacer que este crecimiento sea duradero y consistente. Lo cual esperamos, también teniendo en cuenta el hecho de que el incentivo 110 % Superbonus aún no ha expresado realmente su potencial».

Evolución

En cuanto a la evolución en los mercados internacionales, que habían sufrido menos incluso en 2020, perdiendo solo un 1,8 % en 2019, Savorani explica cómo los mejores resultados del primer trimestre de 2021 se marcaron en el mercado europeo, que se está convirtiendo cada vez más en el mercado de referencia de los azulejos de Italia. «Por otro lado, la recuperación en Estados Unidos es más tímida, donde la porción del mercado que dejaron libre las exportaciones chinas (debido a los derechos antidumping) ha sido ocupada más fácilmente o por los productores locales, que en su mayoría son propiedad de grandes grupos italianos, o de productos españoles, mexicanos y brasileños que se colocan en rangos de precios más similares. No es de extrañar que las exportaciones españolas a Estados Unidos En el primer trimestre de 2021 crecieran otro 10%», puntualiza el presidente de Confindustria Ceramica.

Si de momento todas las señales apuntan a la continuación de la dinámica positiva registrada en el primer trimestre por la industria azulejera italiana, anticipando así un final de año igualmente favorable, los empresario italianos están preocupados por otros factores que nada tienen que ver con la demanda del mercado. Ante estos problemas, la industria cerámica se «consuela» observando un mercado en decisiva agitación que volverá, en parte, a animar los pabellones de la feria de Bolonia el 27 de septiembre, cuando Cersaie reabre. «Cersaie representa un momento de marketing fundamental para nuestro sector y soy muy optimista sobre su desarrollo. Los clientes italianos y europeos volverán y, con el pasaporte sanitario y los vuelos libres de covid, será más fácil para los compradores de otros países participar», puntualiza Savorani.

«La recuperación de la economía mundial, sin embargo, ha llevado, también para nuestro sector, a incrementos muy fuertes y repentinos de los costos de los factores de producción, como palets, plástico y cartón para embalajes, fletes marítimos, donde en ocasiones no podemos enviar debido a la falta de disponibilidad de contenedores. En el caso del gas metano, el incremento es el doble: al incremento del coste de las materias primas -de 8 euros el año pasado a 20 hoy- también se le une el de C02 determinado por el sistema de compras de derechos de emisión, donde los 15 euros por tonelada de hace 10 meses ha pasado a cerca de los 50 euros de ahora, también debido a la especulación financiera. Para el sector cerámico italiano es necesaria una reformulación del mecanismo de la compra de derechos de emisión y su inclusión entre los sectores que pueden beneficiarse de la compensación de costes indirectos», explica Savorani.

Compartir el artículo

stats