Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Defensa de los transportistas

defensa de los transportistas

defensa de los transportistas

E stas últimas semanas el foco de atención mediática ha recaído sobre la terminal APM y la decisión de los transportistas valencianos de dejar de prestar el servicio en esta terminal. El motivo principal de esta medida -que se vieron forzados a adoptar- fue la necesidad de dar una respuesta eficaz ante las largas colas de espera para acceder a cargar y descargar la mercancía, un problema latente desde hace meses en el Puerto de València, pero que seguía quedando silenciado con medidas cortoplacistas que no resolvían la situación.

Puede ser que nadie conociera -más allá de otros conductores que han podido observar, desde lejos, las colas de camiones esperando para acceder a la terminal- cómo afectaba esta situación a los profesionales del transporte. Además de las pérdidas económicas y de rentabilidad de las empresas y los clientes perjudicados con el servicio al no poder realizarlo en el tiempo estimado, este menosprecio a la actividad de los transportistas llegaba incluso a suponer que ni en los accesos ni en las instalaciones de las terminales existiese ninguna dotación para satisfacer las necesidades más esenciales de higiene y servicio a los conductores.

Así que sí, después de crear una comisión específica entre sindicatos y la patronal para abordar esta problemática y viendo que los transportistas estaban llegando a una situación límite, se plantaron. Desde la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística, empezamos unos días de intensas negociaciones con la terminal portuaria para defender los intereses de las empresas de transporte y de los profesionales de la conducción.

Y lo cierto es que se consiguió. La terminal APM se ha comprometido a implantar medidas para mejorar la fluidez del tráfico y facilitar las operativas de los conductores, que tienen un peso determinante en el transporte de mercancía en el Puerto de València moviendo cerca del 92% del volumen de contenedores que entran o salen en el recinto portuario.

Respuesta de la naviera

Más allá de la respuesta de la terminal, necesaria y de interés para el transporte y otros subsectores dependientes de este, la paralización de actividad ha puesto de manifiesto otro hecho, que quizá había quedado ensombrecido por las consideraciones de algunos representantes políticos sobre el transporte de mercancía terrestre y el futuro del camión.

En menos de una semana, los transportistas han conseguido una respuesta de una de las grandes navieras a nivel mundial, con lo que podríamos decir, sin ningún género de duda, que somos un sector capaz de ejercer presión. Aquellos que vaticinan la extinción del camión vean la esencialidad y la potencia de nuestro sector, motor e impulso de actividad económica.

Compartir el artículo

stats