Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iberdrola desarrollará un corredor verde para el transporte pesado en la C. Valenciana

La eléctrica se alía con la logística Disfrimur, proveedora de Mercadona, y con la tecnológica Ingeteam para impulsar con fondos de la UE una arteria para camiones de cero emisiones en el tramo entre Benicarló y Puerto Lumbreras

El transporte por carretera es uno de los sectores más afectados por la transición verde. | LEVANTE-EMV

El transporte por carretera es uno de los sectores más afectados por la transición verde. | LEVANTE-EMV

Un corredor mediterráneo para camiones de cero emisiones que encaje con los objetivos de descarbonización marcados por la agenda europea de lucha contra el cambio climático. Esa es la iniciativa que va a desarrollar Iberdrola junto a la compañía logística Disfrimur y el grupo especializado en conversión de energía eléctrica Ingeteam para implementar una vía verde para el transporte pesado entre Benicarló y Puerto Lumbreras (Murcia).

Según la información a la que ha tenido acceso este diario, el proyecto se sustenta sobre tres pilares fundamentales: la compra de una flota de camiones de hasta 40 toneladas y 100 % eléctricos, la instalación y desarrollo de la infraestructura de recarga necesaria para los vehículos (que será también de uso público) y el despliegue de una red eléctrica inteligente para alimentar dichos cargadores.

Búsqueda de fondos europeos

Por el momento no se conoce la inversión que se destinará a la iniciativa, que ha sido presentada al programa de captación de fondos europeos, ni el número de electrolineras definitivo que se instalarán a lo largo de los algo más de 450 kilómetros que separan Benicarló de Puerto Lumbreras.

En un inicio, las estaciones de recarga se situarían en los centros logísticos que la compañía de transporte de mercancías Disfrimur, proveedor de Mercadona, tiene en Sangonera la Seca (Murcia) y San Isidro.

Más adelante se habilitarían más puntos de recarga en otras instalaciones de esta misma compañía y se desplegarían cargadores en ruta hasta poder cubrir esos 450 kilómetros. Aunque esta primera fase se circunscribe a la Comunitat Valenciana y un corto tramo de Murcia, la idea de Iberdrola es extrapolarla al resto de corredores de mercancías del país.

Carga 200 veces más rápida

En el sector de la movilidad electrificada, el tiempo de carga requerido y la autonomía son dos aspectos clave para la viabilidad de cualquier proyecto. En este sentido, la iniciativa contempla el desarrollo y uso de cargadores de «muy alta potencia» que alcanzarían 1 megavatio (MW), si bien esta tecnología está todavía en fase de estandarización.

En el plan de movilidad sostenible que está desplegando Iberdrola para el vehículo utilitario eléctrico, la potencia que se utiliza en la gran mayoría de puestos de carga es de 50 kilovatios. Es decir, 200 veces inferior a la que aspira a conseguirse y que permitiría que camiones o autobuses con baterías de entre 200 y 600 kilovatios recargaran energía en menos de media hora.

Dentro de esta pata del plan, Iberdrola sería la encargada de instalar, explotar y mantener los cargadores e Ingeteam los fabricaría. La red eléctrica inteligente necesaria para dar servicio a estos cargadores correría a cargo de la compañía suministradora de Iberdrola, i-DE.

El transporte, en el punto de mira

El proyecto no concreta el ahorro en emisiones de gases de efecto invernadero que podría suponer, pero ahonda en la estrategia verde de la eléctrica, que recuerda el «histórico plan de inversión» de 150.000 millones que ha lanzado para la próxima década.

El transporte, de hecho, es uno de los sectores que la Unión Europea ha señalado con el dedo como uno de los que más necesita descarbonizarse en los próximos años. Según los datos del Ministerio de Transición Ecológica, esta rama de actividad es responsable de casi el 25 % de las emisiones contaminantes del país. Además, dentro de esta cuota, el 95 % se atribuye al transporte por carretera.

El Ivace pagará el 70 % del coste de instalación de puntos de recarga

La Conselleria de Economía, a través de Ivace Energía, otorgará ayudas económicas del 70 % del coste de la instalación de la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos a aquellos particulares, autónomos, comunidades de propietarios y administraciones sin actividad económica que lo soliciten. La subvención para esos cuatro grupos se eleva hasta el 80 % en el caso de estar ubicadas en municipios de menos de 5.000 habitantes. Asimismo, para las empresas la ayuda será de 35 %, elevándose al 45 % en el caso de la mediana empresa mientras que para las pequeñas se situará en el 55 %. Se podrá solicitar una ayuda para la instalación de un punto de recarga de cualquier potencia de uso privado en zona residencial y de uso público en sector no residencial, como párkings públicos, hoteles, centros comerciales, universidades, hospitales, polígonos industriales o centros deportivos.

Compartir el artículo

stats