Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amaya Fernández

"La UE no quiere eliminar los plásticos sino reducir los residuos"

La dirigente aplaude la implicación de las compañías valencianas en la transición verde

Amaya Fernández, presidenta del clúster de envases. | LEVANTE-EMV

Amaya Fernández, presidenta del clúster de envases. | LEVANTE-EMV

Amaya Fernández se ha convertido esta semana en la primera mujer que asume el timón del clúster de Innovación en Envase y Embalaje. Es también gerente y directora financiera de Irisem, cofundadora de Nunsys y vocal de la junta directiva de la CEV, Quimacova y Avep.

Asume la presidencia en plena transición verde, donde el envase y el embalaje juegan un papel fundamental. ¿Cuáles son las principales líneas de actuación para su mandato?

Seguiremos con las líneas ya marcadas en el clúster, mucha investigación e innovación que enfocaremos a nuevos materiales, envases más ecológicos, más reciclables y nuevos diseños. Hay que adaptarse a las nuevas normativas y evolucionar hacia un envase y embalaje sostenibles y medioambientalmente responsables.

Asegura que el escenario actual es favorable para el sector. ¿Por qué?

Ya lo era antes de la pandemia, pero con la pandemia han cambiado todavía más los hábitos y la manera de consumir. El crecimiento de la compra online, el delivery y el take -away de la comida...todos estos nuevos escenarios están haciendo que el envase y el embalaje tengan mucho protagonismo y mucha importancia para las empresas y para el mercado.

¿Las empresas están concienciadas acerca de la revolución que viene? ¿La pandemia ha cambiado esta percepción?

Sí, las empresas llevan preparándose para estos cambios desde hace años. Llevamos ya tiempo estudiando nuevos materiales, nuevos formatos de envases y embalajes para reducir la huella ecológica, tanto en la fabricación como en su gestión como residuo.

La crisis sanitaria ha traído consigo un aumento de la compra ‘online’ y el reparto a domicilio, como comentaba. ¿Esto ha repercutido en un aumento de la demanda?

Sin duda. Como te comentaba, ha aumentado su demanda y ha acelerado su innovación.

¿Cómo afectará al sector la obligada eliminación de los plásticos que impone la Unión Europea para el año 2023?

El objetivo de la UE no es la eliminación del plástico, sino reducir los residuos generados. Una parte de ellos, especialmente significativo en el sector de envase y embalaje, es el plástico. Por eso debemos garantizar que nuestros productos cumplen con los objetivos de las tres ‘R’: reducir, reutilizar y reciclar. La primera, con un uso responsable de los envases y embalajes, velando por que su uso esté ligado a aportaciones de valor a los productos; la segunda, aplicando fórmulas para alargar la vida útil de los envases y embalajes; y la tercera, impulsando la optimización del círculo de gestión de residuos e implicando a todos los actores de la cadena.

¿Puede el sector eliminar los plásticos al completo son inevitables en algunos casos?

Como te decía, el objetivo de la UE es su uso responsable y por eso ha marcado objetivos de tasas de reciclaje. Sí que hay ciertos productos plásticos, como los monouso, que se han prohibido por tener una vida útil muy corta y, habitualmente, tener una inadecuada gestión como residuos. Es importante entender que el problema no son los materiales, sino la gestión de los residuos y por eso la UE también ha marcado el plazo de 2030 para que todos los envases del mercado deban ser efectivamente reciclables, reforzando el objetivo de la adecuada gestión de residuos.

Los supermercados juegan un papel fundamental en este sentido. ¿Están haciendo los deberes para llegar a tiempo?

Sin duda. Me consta que las grandes cadenas de alimentación valencianas están participando activamente en los foros existentes sobre materiales y normativa. Y eso que no se lo están poniendo fácil, porque la normativa ha sido confusa y en ocasiones desigual entre comunidades autónomas.

¿La prohibición de los plásticos monouso ha dañado al sector? ¿Cómo la ha capeado?

Una prohibición siempre causa profundos cambios y ha afectado a una parte del sector de manera directa, y es aquí donde la industria ha demostrado su gran capacidad de adaptación, luchando contra de las soluciones de greenwashing y garantizando que las soluciones puestas en el mercado tengan realmente una menor huella ecológica. El efecto secundario de esta prohibición ha sido la penalización social hacia el plástico, cuando este no es el objetivo de la UE.

¿Se plantean concurrir a algún Perte para captar fondos europeos?

De momento solo ha salido el Perte de la automoción. Pero sí, desde el clúster estaremos atentos a futuras publicaciones de Pertes, fondos Next Generation y distintas ayudas. Consideramos que los fondos pueden ser un gran impulso a las empresas del sector, que aunque son dinámicas e intensivas en innovación y diseño, los agradecerían para no quedar en desventaja.

Como cofundadora de la tecnológica Nunsys, ¿prevé avanzar en la digitalización del sector?

La digitalización hoy en día se ha demostrado que es fundamental para cualquier sector, el clúster lo tiene entre sus prioridades y las empresas de nuestro sector, también. Y la Comunitat Valenciana cuenta con grandes empresas tecnológicas que van a ayudar y acompañar a las empresas en este caminos.

¿Cómo ha afectado el alza de las materias primas al sector?

Pues en gran medida. Los materiales han aumentado en precio en proporciones que no se había visto antes; la madera, el plástico, el metal… Y además hay escasez, un cóctel explosivo. Hay sectores donde las subidas se podrán repercutir, pero hay otros que están viendo peligrar sus márgenes y su posibilidad de fabricación.

Es la primera mujer en el cargo. ¿Qué sensaciones tiene?

Los estilos de gestión de los hombres y las mujeres son distintos y muy complementarios, así que seguro que mi pequeño aporte femenino y del resto de mujeres que hay en el clúster suman para seguir evolucionando. Yo, desde luego, me uno al reto con mucha ilusión.

Compartir el artículo

stats