Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia reduce la dependencia del turismo valenciano de Reino Unido

Las llegadas de turistas internacionales se duplican en junio respecto al mes anterior

Aspecto de una de las playas de Benidorm durante el pasado fin de semana. | ÁLEX DOMÍNGUEZ

Aspecto de una de las playas de Benidorm durante el pasado fin de semana. | ÁLEX DOMÍNGUEZ

El verano de 2021 está siendo agridulce para el sector turístico. Será mucho peor que el de 2019 y bastante mejor que el de 2020, aunque las expectativas sobre la recuperación se han ido desinflando durante las últimas semanas a medida que se desataba la quinta ola a las puertas de la temporada alta estival. Así, valorar cada indicador sobre la evolución de esta industria se ha convertido en una cuestión de enfoque, de querer ver el vaso medio lleno o medio vacío.

El ejemplo más reciente surge de los datos sobre movimientos turísticos en fronteras en junio publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A la Comunitat Valenciana llegaron en ese mes 271.158 viajeros foráneos. Es decir, el doble que en el mes anterior y nueve veces más que en el mismo periodo del año pasado, pero apenas suponen un 28 % de los recibidos en 2019.

Un volumen que le permite situarse como el cuarto territorio español más visitado por el turista internacional pese al golpe que supone tener congelado al principal mercado emisor, Reino Unido, lo que deja entrever una reducción de la dependencia con este país, uno de los objetivos marcados por el Consell, con el aval del sector, de cara al escenario que se abre tras la pandemia.

En junio de 2019 la autonomía rozó el millón de llegadas de viajeros extranjeros. De esas, prácticamente una de cada tres eran británicas, más de 300.000. Sin embargo, en el mismo periodo de este año, todavía con España considerada como zona de riesgo por Reino Unido (lo que obligaba a sus nacionales a guardar cuarentena al regresar a las islas), la Comunitat recibió a una décima parte (32.244).

Por eso, mantenerse entre las autonomías más visitadas perdiendo ‘solo’ un 70 % de viajeros internacionales cuando el principal cliente se desploma un 90 % es un síntoma de resiliencia. Es la lectura optimista. Los otros mercados que han ayudado a continuar en lo alto de la lista de potencias turísticas españolas han sido Francia, que se convierte en el mayor emisor de viajeros para la autonomía con más de 50.000 visitantes en junio, Bélgica (32.000), Alemania (31.000) y Países Bajos (23.000).

Con junio, España cierra el semestre más negro del turismo: nunca antes desde que hay registros se habían recibido menos viajeros que ahora: 5,3 millones. En ese plazo, la Comunitat Valenciana ha registrado 609.000 llegadas, la quinta autonomía más visitada de España tras Baleares, Cataluña, Canarias y Andalucía.

Una factura de 3.400 millones

Más allá de la diversificación, la vertiente negativa sigue estando en las repercusiones económicas de esta bajada de cifras. El gasto realizado por los turistas extranjeros en la autonomía se queda en 301 millones de euros, el doble que en mayo (153) pero un tercio de lo ingresado en 2019. En el semestre el gasto se queda en 668 millones, la mitad que el año pasado —en el que se incluyen tres meses ‘normales’— y a años luz de los casi 4.000 millones de 2019.

Por su parte, junio deja una ligera subida del gasto medio realizado por persona y también del tiempo de estancia de cada viajero, que escala de los ocho días de 2019 a los diez actuales en la Comunitat Valencia.

Además, el informe del INE arrojan un dato que ilustra la situación agónica que atraviesan las agencias de viajes: solo el 4,4% de los llegados este año lo hicieron con paquete turístico frente al 15 % de 2019. En términos absolutos supone un derrumbe desde los 140.000 turistas llegados en junio de 2019 con productos contratados a los 12.000 de este año.

Los hoteles rozan el 70 % de ocupación con Benidorm a la cola

El sector hotelero de la Comunitat Valenciana registró casi un 70 % de ocupación media durante la pasada semana, del 26 de julio al 1 de agosto, según datos de la patronal Hosbec dados a conocer ayer. Benidorm, con un 65 % de ocupación en ese plazo, es la zona turística que más sufre la falta del turismo internacional, precisamente de Reino Unido. Por su parte, los alojamientos de la provincia de Valencia son los que más demanda internacional están acogiendo este verano en la Comunitat con un 43,9 % de extranjeros, el porcentaje más alto de toda la autonomíaLa ocupación sin embargo es pareja y se queda en el 67 %. En el resto de la Costa Blanca, a excepción de Benidorm, las ventas llegaron al 72,6 %. Por su parte, los hoteles de Castelló registraron un 75 % de ocupación. El mercado nacional sigue representando más del 90 % del total de turistas que visitan los hoteles.

Compartir el artículo

stats