Porcelanas Lladró, una de las divisiones de negocio de la empresa propietaria de la fábrica de Tavernes Blanques, en manos del fondo de inversión PHI Industrial desde 2017, ha aprobado una reducción de capital social por 2.281.433 euros para restablecer su equilibrio patrimonial. Según constata en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, la reducción de capital se hará mediante la amortización de 3.796 acciones de 601,01 euros.

La finalidad de la reducción de capital, según adelantó ayer el diario Expansión, es restablecer el equilibrio de los fondos propios sobre la cifra de capital. Por esa razón la operación irá con cargo a resultados negativos de ejercicios anterior.

Lladró S.A., cabecera del grupo de cerámica decorativa que fundaron los hermanos Lladró Dolz, registró una cifra de negocio de 29,2 millones de euros en 2019, lo que supone una caída del 2 % en comparación con el ejercicio anterior. La compañía también disparó sus pérdidas al registrar unos «números rojos» de 8,046 millones de euros, frente a los 645.000 euros de resultados negativos del ejercicio precedente.

La empresa valenciana, dirigida desde el cambio d e propiedad por Ana Rodríguez, CEO que designó el citado fondo de inversión, por concluyó así su cuarto año consecutivo con pérdidas en su cuenta de explotación. PHI tomó las riendas del 100 % de la compañía fundada por la familia Lladró tras la graves crisis económica de la firma valenciana. La corporación empresarial también está formada por la citada Porcelanas Lladró (Porsa), Daisa (Diseños) y Arte y Porcelanas. Y cuenta con filiales en China, México, Australia, Estados Unidos, Italia y Singapur. En los últimos años ha afianzado su red de ventas en China, donde el pasado mes de junio abrió su quinto establecimiento.

Por otro lado, PHI Industrial acaba de comprar Lapp Insulators, líder en la fabricación de aisladores cerámicos de Alemania, que factura 65 millones y emplea a 500 trabajadores.