Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inversión de riesgo

Los supervisores advierten contra la mayor plataforma de criptoactivos

La CNMV se hace eco de la prohibición de que Binance opere en Italia | Varios países han vetado, advertido o investigado a este grupo de sede desconocida

El consejero delegado de Binance, Changpeng Zhao.

Binance, considerada la mayor plataforma global de negociación de criptomonedas como bitcoin, lleva más de tres años en la diana de algunos de los principales organismos supervisores de los mercados financieros del mundo, pero en los últimos meses la presión sobre la compañía se ha disparado. Este mismo jueves, la Comisión Nacional del Mercados de Valores (CNMV) se ha hecho eco de que su homóloga italiana, Consob, alertó a mediados de julio de que las compañías del grupo "no están autorizadas a proporcionar servicios y actividades de inversión" en su territorio e instó a los ahorradores a guardar una "extrema precaución".

No es el primer supervisor en hacerlo. Ya en marzo de 2018, Japón advirtió a Binance por operar en su mercado sin la correspondiente licencia. En febrero de 2020 hizo lo propio Malta, donde supuestamente se había instalado la empresa. En los últimos meses, han seguido sus pasos otros países y territorios como el Reino Unido, las Islas Caimán (donde también se ha dicho que estaba radicada), Hong Kong, Lituania o Polonia, y además Japón y Malta han reiterado sus advertencias. El último en sumarse a la lista ha sido Holanda este mismo miércoles. Otros países como Estados Unidos, Alemania y Tailandia han abierto investigaciones administrativas y penales sobre la empresa.

A raíz de las advertencias de los reguladores, algunos bancos como Barclays y el Santander han decidido en los últimos meses impedir a sus clientes hacer pagos a la empresa, mientras que varios fondos de inversión han dejado de operar con la compañía. La opacidad ha rodeado a Binance desde su creación en 2017 por el chino-canadiense Changpeng Zhao (conocido como CZ, supuestamente radicado en Singapur y poseedor de una fortuna de más de 1.600 millones de euros, según 'Forbes)'. En octubre del año pasado, la propia 'Forbes' publicó una información basada en un documento interno de la compañía en la que aseguraba que la empresa había creado una compleja estructura corporativa para engañar a las autoridades estadounidenses.

Binance también ha sido objeto de polémicas por el 'hackeo' de cuentas de sus clientes o la caída de su servicio en momentos de fuertes descensos en las cotizaciones de las criptomonedas, como el pasado mayo. El problema para los afectados que pretenden demandarle por ello es que desde hace años no se sabe ni siquiera dónde está la sede del grupo. La presión de las autoridades, con todo, podría provocar cambios. En una conversación con periodistas a finales de julio recogida por 'Reuters', su fundador aseguró que quería mejorar su relación con los reguladores y estaría dispuesto a fijar una oficina central, una posibilidad a la que se había venido oponiendo públicamente, e incluso a nombrar un sustituto con un perfil más financiero que tecnológico.

El caso de Binance viene a reforzar las advertencias habituales de las autoridades sobre las criptomonedas. El Banco de España y la CNMV ya advirtieron en 2018 sobre el riesgo de este tipo de inversiones "debido, entre otros factores, a su extrema volatilidad, complejidad y falta de transparencia".

Compartir el artículo

stats