La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha convocado a los agentes sociales -patronal y sindicatos- a una mesa de diálogo el próximo 1 de septiembre para abordar la subida del salario mínimo interprofesional (SMI). Urge una decisión sobre una posible subida del SMI con efectos para este mismo año, después de que la propia vicepresidenta económica, Nadia Calviño, haya admitido que los favorables datos sobre la evolución reciente del empleo, en el mes de agosto, permite retomar la subida del SMI «cuanto antes».

En julio, Díaz pidió al presidente Pedro Sánchez, y al resto del Ejecutivo «la misma valentía» con la subida del SMI que con los indultos a los presos independentistas. Un día después, Calviño enfrió las expectativas y emplazó a tomar una decisión al respecto a la vuelta del verano, en función de la evolución del empleo. Ahora, ya en el mes de agosto, la propia Calviño ha confiado en que los datos de empleo permitan retomar la subida del SMI «cuanto antes».

Mientras que el presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, rechaza abordar una subida del SMI este año, los sindicatos UGT y CCOO presionan para elevar la actual cuantía de 950 euros.