Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Feria vuelve con buenas expectativas tras año y medio sin grandes certámenes

Iberflora se celebra a principios de octubre con optimismo dado el auge del sector durante la pandemia

La Feria vuelve con buenas expectativas tras año y medio sin grandes certámenes

La Feria vuelve con buenas expectativas tras año y medio sin grandes certámenes

Mientras la Generalitat ultima el marco mercantil y jurídico que acogerá a la nueva Feria València, la institución se prepara para volver a una cierta normalidad tras un año y medio de vivir en la excepcionalidad de la pandemia, que prácticamente ha detenido su actividad en este tiempo. Desde febrero de 2020, cuando el coronavirus empezaba a enseñar sus garras, y hasta el próximo octubre, cuando tiene previsto celebrar Iberflora, Feria València no ha organizado ningún gran evento profesional en sus instalaciones. Sí ha acogido algún certamen de público y pequeñas dimensiones, como el automóvil, o manifestaciones comerciales de reducido tamaño, como Día Mágico (comuniones) o Gastrónoma, pero nada de gran magnitud.

La institución prevé organizar en lo que queda de año 26 manifestaciones entre ferias y eventos propios o ajenos, incluida a última hora la celebración del congreso federal de los socialistas. El primero de ellos tiene lugar hoy con los exámenes para una plaza laboral en Correos a los que se someten 10.000 personas. El siguiente, ya entre el 5 y el 7 de octubre, será la citada Iberflora, la feria internacional de planta y flor, paisajismo, tecnología y bricojardín. Fuentes de la institución ferial aseguraron a este diario que el certamen «se está comercializando bien». De hecho, el tamaño previsto es similar al de la edición de 2019, con lo que es factible llegar a los 300 expositores de entonces.

Será la primera feria del sector que se realiza en todo el mundo desde hace dos años, según las mismas fuentes, que destacan «el optimismo» entre los empresarios, dado que están viviendo los mejores ejercicios de su historia en ventas. Y es que, especialmente en Centroeuropa, la pandemia ha provocado que los ciudadanos compraran muchos productos de jardinería para sus hogares. Tan es así que «hay cierto desabastecimiento de flores y plantas». A este certamen solían acudir, antes de la pandemia, en torno a 1.200 compradores internacionales. De ellos, un 20 % «estaban controlados por Feria València», afirman en la institución, que creen que esos 240 visitantes del exterior es fácil que acudan a la próxima edición del certamen por la «alta demanda que hay en Europa».

De todas formas, añadieron que se trata de un evento con un gran componente de participantes nacionales, como es el caso de Funermostra, que se celebrará entre el 20 y el 22 del mismo mes. Asimismo, «se está vendiendo bien» y se espera una misión comercial extranjera de 50 personas que «está cerrando el Ivace» de la Generalitat. Este tipo de eventos dependen «poco de la movilidad extranjera», lo que supone un aliciente en un contexto de restricciones en algunos países y de miedo al contagio pese a la extendida vacunación en Europa.

Además de Ecofira, que se celebra junto a Iberflora, octubre albergará eventos pequeños como Fiesta y Boda o Urbe. Para noviembre están previstas Mediterránea Gastrónoma, Hygienalia- que la organiza en Madrid-, Dos Ruedas, Valencia Bike, el salón del Manga o el de la Franquicia. Esta último, admiten en la institución, tiene unas expectativas «regulares». No en vano el sector comercial ha sido uno de los más damnificados por la crisis de la covid y se encuentra inmerso en una fase de gran transformación. De hecho, la madrileña Ifema ha suspendido la edición prevista para septiembre.

Compartir el artículo

stats