Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de la luz desata una guerra comercial en las eléctricas con tarifas fijas

El Gobierno apuesta por mantener la rebaja de impuestos y subastar parte de la energía fuera del ‘pool’

Torre de alta tensión en Montesa, en una imagen reciente. | PERALES IBORRA

Torre de alta tensión en Montesa, en una imagen reciente. | PERALES IBORRA

La escalada del precio de la luz ha desatado una guerra comercial entre las principales distribuidoras eléctricas que ofertan tarifas fijas a largo plazo. Naturgy abrió la batalla la semana pasada con una cuota garantizada a dos años, Iberdrola contraatacó con un plan estable a cinco años y Endesa anunció ayer que mejora su tarifa plana personalizada para «dar seguridad y tranquilidad a los consumidores en el mercado regulado» con un precio que se mantendrá sin oscilaciones durante dos años. Las compañías buscan captar clientes crispados con el alza descontrolada del precio, que ayer registró su máximo histórico con un coste de 154,16 euros el megavatio hora (MWh) y que hoy marca su segundo valor más alto de la historia al alcanzar los 153,43 euros.

Los nuevos contratos funcionan de manera similar a una hipoteca a tipo fijo al proteger a los clientes de subidas desproporcionadas, pero al castigarlo cuando la energía baje y cueste más barata en el mercado mayorista. En cualquier caso, los contratos no exigen compromiso de permanencia por lo que los clientes podrían cambiar en cualquier momento. El precio de la luz cuesta en el mercado mayorista más del triple que hace un año por la subida del precio del gas (que se utiliza en las plantas de ciclo combinado) y de los derechos de las emisiones de CO2. Los analistas advierten de que la luz no va a bajar a corto plazo.

La batalla la inició Naturgy con una oferta que fija un tope máximo de 60 euros por megavatio durante dos años con independencia del precio de la luz en el mercado mayorista. La compañía promociona su oferta con el lema: ‘Olvídate del pool’ y cuenta actualmente con 4,1 millones de clientes en todo el país.

Iberdrola respondió con una campaña con «precios estables» y garantizados durante cinco años. La oferta de Iberdrola consiste en «planes personalizados para evitar la volatilidad de precios. Es una solución dirigida a consumidores tanto del mercado libre como del regulado y con energía de procedencia 100 % renovable», según destacó ayer la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán. La solución será contratable en cualquier canal de Iberdrola (digital, teléfono y puntos de venta) y lo más relevante es que el contrato se firmará «sin compromiso de permanencia por parte del cliente». Iberdrola (que tiene 10 millones de abonados en España y es líder en la Comunitat Valenciana) cuenta con casi 7 millones de clientes con precio fijo sujetos a contratos libres. A diferencia de los contratos con precios regulados que sufren la volatilidad diaria del mercado mayorista, los contratos libres se suelen actualizar cada año con los precios del momento. En las próximas revisiones los contratos de la compañía podrían incorporar las subidas del mercado. Con el nuevo contrato a cinco años, los clientes están protegidos ante más subidas.

Endesa (que es la principal eléctrica de España con 10,1 millones de clientes) anunció que a partir de hoy mejora su tarifa plana al pasar a calcularla sobre un precio base de 58 euros el megavatio hora (MWh) y que «se mantendrá fija y sin variaciones durante dos años». Endesa lanzó en noviembre del año pasado su tarifa plana (que denomina Única) con una cuota fija adaptada al consumo individual de cada cliente, con energía 100 % renovable, sin periodos de permanencia y con bonificaciones a los consumidores por cumplir unos objetivos de consumo eficiente.

Al margen de esta batalla comercial, el Gobierno tiene previsto aprobar hoy en el consejo de ministros nuevas medidas para intentar frenar la escalada de precios. La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, apuntó ayer que la idea es rebajar impuestos y cargos de funcionamiento del sistema y subastar una parte de la energía fuera del mercado mayorista.

Compartir el artículo

stats