Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crece la compra de casas de lujo por estadounidenses en València

Franceses y ciudadanos de EE UU con alto poder adquisitivo buscan en València inmuebles de más de un millón de euros para quedarse a vivir

Edificio de viviendas de lujo en la plaza Porta de la Mar. | FERNANDO BUSTAMANTE

El mercado de la vivienda de lujo está agitado en la capital del Túria tras meses de parálisis por las restricciones de viajes que impedían entrar en la Comunitat Valenciana a los extranjeros. Las consultoras inmobiliarias aseguran que han aumentado las compras de viviendas de estadounidenses y franceses que están dispuestos a pagar más de un millón de euros por un inmueble. Un informe de Idealista precisa que las principales búsquedas internacionales de viviendas de lujo en València y su provincia proceden de Francia (13 %), EE UU (12 %), Alemania (10 %) y Países Bajos (8 %).

Cristina Recasens, fundadora de Recasens Real Estate y especialista en el mercado de lujo, asegura que la calidad de vida de la capital del Túria está desplazando la demanda internacional de otras zonas de España como Madrid o Barcelona a València. Recasens explica que los estadounidenses que buscan vivienda de más de un millón de euros en València son «sobre todo personas de unos sesenta años de edad que vienen a retirarse. Son norteamericanos que han recorrido España y descubren València y la ven como el paraíso. A un valenciano no se le ocurre comprarse una casa en Estados Unidos, pero en su caso es diferente porque no tienen nuestra calidad de vida». La consultora inmobiliaria añade que también están llegando trabajadores cansados del estrés de vivir en las grandes ciudades americanas. «Tenemos casos de personas de Chicago que lo dejan todo hartas del frío y del elevado nivel de vida. En Estados Unidos viven para trabajar. No tienen ni vacaciones ni sanidad gratuita», advierte. En el caso de los franceses, se están instalando en València directivos con un alto poder adquisitivo que apuestan por el teletrabajo.

Compartir el artículo

stats