El grupo Inditex registró un beneficio neto de 1.272 millones de euros en su primer semestre fiscal (del 1 de febrero a 31 de julio) dejando atrás las pérdidas de 195 millones que se anotó un año antes lastrada por la pandemia de la covid-19 y marcando un segundo trimestre de récord. El gigante textil -dueño de las marcas Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe- dejó atrás la pandemia y elevó en su segundo trimestre (entre mayo y julio) el beneficio neto, las ventas y el resultado bruto de explotación (ebitda) hasta máximos históricos.

Ventas

El beneficio del segundo trimestre alcanzó los 850 millones y superó el listón previo de 2019, antes del estallido de la crisis sanitaria, mientras que las ventas a tipo de cambio constante superaron en un 7 % la referencia previa histórica del segundo trimestre de 2019 y llegaron a los 6.993 millones de euros. Como parte de esta recuperación, en la primera mitad de su año fiscal las ventas sumaron 11.936 millones, un 49 % superiores a las de 2020 y a tipo de cambio constante el crecimiento fue del 53 %.