La dirección de Seat comunicó ayer a los sindicatos su intención de registrar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) parcial que afectaría a unos 10.000 trabajadores, de los tres centros productivos que tiene la firma automovilística en Cataluña y que duraría hasta junio del año que viene. Así lo confirmaron fuentes sindicales, que explicaron que la empresa no les trasladó todavía los detalles concretos del expediente y cómo se distribuiría la afectación en el tiempo. Entre el viernes de esta semana y el lunes de la siguiente acabarán de concretar el contenido del mismo, provocado por la falta de microchips semiconductores que lleva meses lastrando a las principales marcas del sector.

Seat inició 2021 pactando con los sindicatos un primer ERTE por problemas en la de cadena de suministro provocado por la escasez de microchips; un elemento capital en la fabricación de vehículos. El primero duró cinco meses, con afectación intermitente para los trabajadores y finalizó en mayo. No obstante, desde entonces los problemas logísticos no han remitido y la empresa ha ido pactando con las centrales absorber los parones en la línea de producción con flexibilidad interna. Ahora plantea un segundo expediente, que pretende iniciar el 27 de septiembre y cerrarlo en junio del 2022, aunque podría acortarse si los problemas de suministro remitiesen.