Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ford Almussafes prevé un nuevo ERTE por la falta de chips

La dirección modifica los días de paros del expediente actual tras constatar «graves» problemas de suministro

Un trabajador de Ford, a la salida de su turno de trabajo. | PERALES IBORRA

Lejos de amainar, la crisis de los chips parece recrudecerse. Ayer, apenas un día después de que Seat comunicara un ERTE hasta junio de 2022 por la persistente escasez de estos componentes del automóvil, la dirección de Ford en Almussafes convocó a los sindicatos para ajustar el expediente en el que está sumida la plantilla de la planta valenciana por ese mismo motivo.

La multinacional ha optado por retrasar cuatro de las cinco jornadas de ERTE que restan en la fábrica valenciana ante las «graves» perspectivas acerca del suministro de estas piezas. Según Ford, las provisiones actuales les permiten producir durante la semana del 20 al 24 de septiembre, pero la incertidumbre surge a partir de ahí. Por eso, mueven estos paros a la semana del 27 al 30 ya que a partir de ese momento «no están garantizados los suministros necesarios para el resto del mes de septiembre».

La dirección informó en el comunicado que la próxima semana se seguirá «monitorizando» la situación, pero la coyuntura no llama al optimismo y los sindicatos, aunque cautos, ven muy probable nuevos ERTE para ajustar la producción. «La previsión es mala. En el último trimestre quizá haya que negociar otro, sobre todo en vehículos», confirmaba ayer el presidente del comité de empresa, Carlos Faubel, a este diario. Desde Intersindical la sencación era muy similar.

El expediente actual se extiende hasta el 30 de septiembre y restan cinco días. Si la empresa tuviera la necesidad de parar más jornadas por la falta de chips, deberían negociar un nuevo expediente, un proceso que debería arrancar en una o dos semanas.

Compartir el artículo

stats